Los yates de lujo escogen Sanxenxo

El Valoria de Ortega compartió la ría con el Paz británico en agosto y esta semana con el Lady Rose gibraltareño


sanxenxo / la voz

La ría de Pontevedra está entrando en las rutas de los yates de lujo. Cada vez es más frecuente ver embarcaciones de recreo extranjeras y que impresionan por la belleza de sus diseños o por sus dimensiones. Sanxenxo es el eje de recalada de este creciente tráfico, que este verano ha dejado en la ría al menos dos megayates de esos que parecen sacados de una revista del Caribe o del puerto de Montecarlo.

Sanxenxo es base habitual del Valoria B, el último megayate de Amancio Ortega, que con sus cerca de 48 metros de eslora y algo más de nueve de manga, es la embarcación de recreo más importante de cuantas disfrutan de sus periplos por la ría de Pontevedra. El dueño de Inditex se mueve por Sanxenxo como uno más y, sin duda, esta discreción de los vecinos y de sus visitantes refuerza el atractivo de la villa. El Tumberry es el otro megayate de pabellón español con base en la capital turística de las Rías Baixas.

Este año la novedad estuvo en la estancia cerca de un mes del Paz, un yate de lujo británico de 43 metros de eslora y que se paseó por toda la ría y las Cíes. Con motivo de la visita del Juan Sebastián de Elcano en julio, que fondeó frente a Silgar, el Paz se situó a su vera y las dos embarcaciones constituyeron una imagen tan impresionante que muchos turistas plasmaron en sus cámaras y móviles.

Esta semana sorprendió la arribada del Lady Rose, otro megayate, en esta ocasión de bandera de Gibraltar, de 38 metros de eslora. Su diseño recuerda al del Valoria y no pasó inadvertido atracado en la rada de Nauta. Como en el caso del Paz, es una embarcación propiedad de una empresa de charting. Aunque el nombre de los afortunados que viajan en él se guarda celosamente, su atraque en Sanxenxo es un indicio de que el potencial náutico de la ría ya suena más allá de la costa española.

La playa favorita de Amancio Ortega

MILA MÉNDEZ

El yate del empresario se entremezcla con los veleros y embarcaciones de recreo que surcan cada verano las aguas de este rincón privilegiado de las Rías Baixas

Podría elegir cualquiera. Desde un cayo en las Antillas a una isla privada en la Polinesia. Sin embargo, los gustos del fundador de Inditex son más domésticos. Aunque dispone de un megayate atracado en Saint Tropez para sus escapadas a la Costa Azul, el Drizzle, para Galicia adquirió otra embarcación el pasado año que es ya una habitual en aguas pontevedresas, el Valoria B. Cada fin de semana, si el tiempo acompaña, el yate, construido en el astillero holandés Feadship pone rumbo desde el puerto deportivo Juan Carlos I, donde está atracado, a los arenales de la ría de Aldán.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los yates de lujo escogen Sanxenxo