Microeventos que hacen ciudad

Pontedetapas y Outubrofest son fiestas gastronómicas que junto a certámenes feriales y eventos deportivos sirven para desestacionalizar el turismo y alargar el impacto económico


Este fin de semana la ciudad de Pontevedra alberga el arranque de Pontedetapas, una cita gastronómica para los amantes del tapeo que ya constituye un clásico para miles de personas, entre propios y visitantes. Y al mismo tiempo nuestra capital también acoge una nueva edición de la Outubrofest, versión local de la fiesta bávara, que promueve el Pontevedra Rugby Club con la convocatoria siempre efectiva de la cerveza, el codillo y las salchichas.

Uno y otro evento son la enésima demostración de cómo se puede trabajar en iniciativas para conseguir la desestacionalización del turismo. Mediante reclamos sencillos pero efectivos. Con una organización adecuada que promociona ciudad a base del atractivo de una oferta gastronómica y lúdica que llama a visitar Pontevedra. La propuesta es multi-direccional. Quien dice Pontevedra dice Poio, O Grove o Cambados, solo por citar algunos ejemplos, pues la combinación de fiesta y gastronomía funciona como un reloj suizo, como se comprueba cada fin de semana en nuestra tierra.

Remedio para la baja ocupación

Después de la Festa do Marisco, la ocupación turística decae notablemente en todo el litoral pontevedrés. Como ya hemos escrito en alguna ocasión anterior, para los empresarios hoteleros, la temporada en las Rías Baixas concluye después del super evento grovense, cuando echan el cierre la mayoría de los establecimientos hasta la siguiente Semana Santa, excepto aquellos que se mantienen abiertos todo el año y que capean estos meses más crudos con mucha excursión del Imserso y escapadas de fin de semana.

La aparición y consolidación de acontecimientos gastronómicos, culturales y deportivos como hace Pontevedra e imitan con buen criterio otros municipios de la zona, ha permitido romper dinámicas de mínimo o nulo negocio en hostelería que venían de la década anterior.

En el caso de la ciudad del Lérez, la experiencia acumulada con las ediciones ya celebradas del certamen Pontedetapas ha permitido afinar la organización para mejorar resultados. Desde el 2016 se acordó que este concurso ocupe tres semanas del mes de noviembre. La decisión que adoptaron Anabel Gulías, concejala de Promoción da Cidade, y los hosteleros se comprobó muy acertada con los números que arrojó la edición anterior, pues se tradujo en una mejora de las ventas sin haber tocado precios que siguen siendo de 2 euros para la tapa y de 3 euros para el cóctel. En suma en un revulsivo para la hostelería local en un mes tradicionalmente malo, con una baja ocupación hotelera y con el consumo retraído en vísperas de las compras y fiestas navideñas.

Nuevos y veteranos

De momento disfrutemos hasta el domingo 19 de noviembre de este Pontedetapas 2017 que acumula propuestas muy interesantes entre las 52 que se presentan a concurso en las diferentes modalidades de «tapa clásica», «tapa innovadora» y «cóctel». Concurren establecimientos ya veteranos en estas lides que además acumulan varios entorchados como Loaira, Casa Román y, por supuesto, el Cafetín de la Alameda, cuyos chefs Sergio Orge y Rubén Gónzalez ya saben lo que es ganar dos años seguidos el favor del voto popular, que es el que dirime la denominada «Tapa Pontevedra», que luego representará a nuestra ciudad en el concurso autonómico De tapas por Galicia, que ambos ganaron en el 2015 con una preparación a base de navallas de mar.

Hay además establecimientos que se estrenan. Me parece muy significativo el caso del Café Liceo (la cafetería de la sede social del Liceo Casino) que ha decidido participar para abrirse a más público y lo hace además con un plato muy clásico (lacón con grelos) presentado excelentemente con una deconstrucción tan singular como divertida.

Hacer Pontedetapas resulta una experiencia muy divertida. Te vas guiando mediante el pasaporte que además te sellan en cada establecimiento y una vez completado accedes a diversos premios. Y con el añadido que supone que el público pueda interactuar con la votación de las diferentes preparaciones mediante papeleta en cada establecimiento o a través de la app, desde el teléfono móvil.

Outubrofest, una garantía

Si son de cerveza (alemana, para mayor disfrute) y gustan de bajarla con salchicha o codillo, la Outubrofest que organiza en la plaza del Teucro el Pontevedra Rugby Club es una garantía. El ambiente es fenomenal. Acude un público muy heterogéneo, con predominio de familias y pandillas. Y de la atención y de los fogones, se encargan jugadores, familiares y directivos del club encabezados por su presidente, Félix Álvarez, a quien encontrarán al frente de uno de los varios grifos de Erdinger que sacan cientos de medias pintas y pintas de tostada, rubias y de trigo, desde mediodía hasta medianoche, pues la carpa permanece abierta ininterrumpidamente durante ese tiempo.

Van nueve ediciones de este evento gastronómico que tiene además la virtualidad de suponer para el club recaudar el 30 % del dinero que presupuesta anualmente para el mantenimiento de sus actividades. Del mismo modo que sus vecinos del Mareantes hacen con la homóloga Sant Patrick Fest, con idénticos reclamos gastronómicos cada mes de marzo. Si prosperase la fusión que ahora se plantean ambos clubes, las sinergias resultantes resultarán muy beneficiosas. ¡Ojalá!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Microeventos que hacen ciudad