El cole surfea la sexta ola

PONTEVEDRA

CAPOTILLO

Este lunes vuelven las clases presenciales a los centros de enseñanza, que deberán capear el posible impacto de contagios desatados después de Navidades

09 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Esta sexta ola ha puesto en una encrucijada a cuantos tienen responsabilidades de gobierno. El dilema es apostar por mantener las mayores cuotas de normalidad o endurecer restricciones sin llegar al confinamiento. Con diecisiete autonomías y un gobierno central que se parapeta en la cogobernanza, asistimos a una amplia paleta de soluciones y colores.

En esta situación, la Xunta de Galicia se ha alineado con las autonomías que han decidido mantenerse en una situación tibia. Ni decisiones tan drásticas como en Cataluña ni tan relajadas como Madrid.

Un equilibrio complicado entre la salud y la economía que no siempre se ha resuelto del modo más adecuado. En Galicia hay sectores tremendamente castigados, especialmente el ocio nocturno y la hostelería clásica, que vuelven a sufrir en esta sexta ocasión la imposición de restricciones de horarios y aforos, como les ha venido ocurriendo recurrentemente desde marzo de 2020. Otros sectores están surfeando esta ola sin apenas recortes como el comercio, la alimentación o la mayoría de los sectores productivos. Excepto el quebranto que está suponiendo para empresas y administraciones, la multiplicación de contagios en forma de bajas laborales que se cuentan por millares a la vista de los casi 63.000 casos activos —hasta ayer— en nuestra comunidad autónoma.