Cuestión de sensibilidades

PONTEVEDRA

La calle Reina Victoria de Pontevedra, que se cerró al tráfico rodado en septiembre del 2020
La calle Reina Victoria de Pontevedra, que se cerró al tráfico rodado en septiembre del 2020 CAPOTILLO

Mientras la concejala Yoya Blanco simboliza políticas empáticas con los sectores más castigados, el alcalde de Pontevedra lidera la terquedad en la ordenación del tráfico

27 jun 2021 . Actualizado a las 22:36 h.

Esta semana se vuelven a evidenciar dos sensibilidades radicalmente diferentes que conviven en el gobierno municipal pontevedrés. La concejala de Promoción Económica, Yoya Blanco, simboliza una de ellas, que procura acciones que ayuden a la reactivación de sectores cruciales de la ciudad, como hostelería, turismo y alimentación con la creación de la marca Pontevedra Capital Gastro, a través de campañas sugerentes.

En cambio, y al tiempo, otro sector del gobierno municipal, el mayoritario, con el alcalde como portavoz, vuelve a demostrar una falta de empatía crónica para con un amplio sector de la población a la que nos afectan, directa o indirectamente, las decisiones en materia de tráfico que adopta. Sin estudios técnicos previos que las avalen ni consultas con los afectados. Es puro «ordeno y mando».

Referente gastronómico

La feliz iniciativa de la concejala Yoya Blanco que arrancó el jueves con propuestas como la Festa das Cunchas (una suerte de desestacionalización de la tapa, que completa el Pontedetapas de noviembre), tiene una pinta bárbara como acción en positivo para convertir a Pontevedra en referente del turismo gastronómico.