Planchas de hormigón, la solución más viable para reabrir el paseo del Gafos, en Pontevedra

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Iván Puentes, Eva Vilaverde y el arquitecto municipal Ángel Velando, supervisaron la instalación del vallado en el paseo del Gafos el pasado 12 de marzo
Iván Puentes, Eva Vilaverde y el arquitecto municipal Ángel Velando, supervisaron la instalación del vallado en el paseo del Gafos el pasado 12 de marzo S.B.

La zona peatonal está cerrada desde el 12 de marzo al detectarse graves daños estructurales en las vigas que sostienen el paseo

31 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Concello de Pontevedra sigue trabajando en la búsqueda de una solución técnica viable desde el punto de vista económico y de plazos de entrega y ejecución para reabrir el tramo del paseo peatonal de Valle Inclán, que discurre sobre el Gafos a su paso por el barrio de Campolongo.

El tramo entre el parque infantil y la calle General Rubín se cerró al público y permanece vallado desde el pasado 12 de marzo, después de que un informe técnico encargado por el Concello alertase de la existencia de «danos estruturais graves» que ponen en riesgo la seguridad de las personas que a diario transitan por la zona. Ante el riesgo real de derrumbe se tomó la drástica decisión de cerrar el paseo hasta dar con una solución técnica que permita reabrirlo.

El gobierno local dio cuenta ayer en la comisión de Mobilidade de que la opción más viable será la utilización de planchas de hormigón que se colocarían sobre el paseo, aunque sin tocar este. Irían sostenidas sobre los muros de contención que canalizan el cauce del Gafos bajo el tramo peatonal. De esta manera se evitaría colocar más peso sobre las vigas de cajón de 50 centímetros de grosor, que son las que soportan el paseo y presentan un grado de corrosión alarmante, según el citado informe.

Sería en cualquier caso una solución provisional para reabrir el paseo con garantías de seguridad, ya que el objetivo del Concello es avanzar en el proyecto de renaturalizar el río del Gafos a su paso por Campolongo, lo que implicaría suprimir definitivamente el hormigón que hoy canaliza el cauce y lo oculta de los ojos de los pontevedreses.