Los composteros urbanos tratan ya 11 toneladas de residuos cada semana

El sistema cuenta con 1.110 inscritos, de los que 206 son negocios


Pontevedra / La voz

En estas dos semanas escasas que van del mes de septiembre, en las que el Concello retomó la campaña de sensibilización del plan Composta, se han adherido al sistema urbano de compostaje nada menos que 300 domicilios del centro de Pontevedra, rondando ya los 900. Según el recuento facilitado este mismo viernes, son ya 1.100 los inscritos en el sistema, de los que 206 son lo que se denomina «productores singulares», es decir, negocios y establecimientos abiertos al público. Entre estos últimos figuran desde bares y restaurantes hasta floristerías, fruterías, tiendas de alimentación, pensiones, hoteles e incluso el Mercado de Abastos.

Con este número de particulares inscritos, desde el Concello de Pontevedra se estima que son en torno a 2.300 los vecinos que participan activamente en el plan de compostaje urbano.

Y del mismo modo que crece casi día a día el número de familias que optan por separar los residuos orgánicos, la recogida de estos en los composteros repartidos por el casco urbano -los marrones, que se abren mediante una llave electrónica que se entrega a cada inscrito-, se ha visto incrementada hasta superar los 1.500 kilos diarios, cuando en el arranque del sistema, en julio, apenas se alcanzaban los 400.

Tanto es así, que en estos momentos los composteros del plan Composta tratan ya 11 toneladas de residuos a la semana. Desde que se inició el plan, el Concello envió a la planta de compostaje de Leiro, en la provincia de Ourense, del orden de 72 toneladas.

Hay que recordar que estos residuos depositados en los composteros urbanos tienen que se tratados en una planta específica para producir el compost. No es el caso de los composteros comunitarios -instalados ya en varios barrios de la ciudad-, donde los biorresiduos se transforman en compost in situ, siguiendo un proceso de descomposición natural.

El objetivo marcado por el Concello es alcanzar las dos mil toneladas tratadas en el plan Composta cada año, lo que supondría que cada día se recojan en los composteros marrones algo menos de seis. El concejal que gestiona el área, Raimundo González Carballo (BNG), cree que se va en la buena dirección, y valora que los resultados en estas dos semanas «son moi bos» y subraya que con este nivel de implicación vecinal «entre todos imos conseguir que este sexa un programa exitoso da propia cidade».

Además, el concejal destaca la calidad del compost «pontevedrés» que ya ha salido de la planta de tratamiento de Leiro, fruto de que la aportación vecinal apenas presenta «impuros», o elementos que no deberían acabar en los contenedores marrones.

El objetivo es compostar siete mil toneladas al año

El pasado 8 de julio fue el primer día en que se pudieron utilizar los contenedores marrones distribuidos por buena parte del casco urbano de Pontevedra para recoger biorresiduos, o residuos orgánicos generados tanto el domicilios particulares como en establecimientos comerciales y negocios de diversa índole.

Los contenedores solo se abren mediante una llave electrónica. El Concello optó por este sistema para garantizar que solo los utilicen aquellas personas que se comprometen a participar en el plan. De esta forma se evita que se depositen residuos no aptos para el compostaje

Se trata de momento de un plan experimental, ya que no abarca la totalidad del entramado urbano, y la idea es ampliar en el futuro las zonas de recogida. Actualmente, la ruta de recogida sale desde Loureiro Crespo y abarca José Malvar, avenida de Buenos Aires, Praza do Peirao, Cruz Roja, Santa Clara, Sarmiento, Praza da Leña, Pasantería, Aduana, Ferrería, Soportais, Praza da Verdura, Ánimas, Peregrina, Michelena, Alhóndiga y Teatro Principal, Praza de Santa María, San Martiño, Prudencio Landín, Alameda, Echegaray, Paseo de Colón, Alameda, Riestra, Augusto González Besada, García Camba, Andrés Mellado, Pardo de Cela, Virgen del Camino, Sagasta, Frai Juan de Navarrete, Joaquín Costa y A Estrada, con servicio también en Benito Corbal y Cobián Areal, Padre Gaite, Perfecto Feijoo, San Antoniño, Casimiro Gómez y A Seca.

La tercera pata del sistema

Este plan supone la tercera pata del sistema de compostaje municipal implantado por el Concello de Pontevedra, y que se completa con los composteros comunitarios (en Monte Porreiro, Valdecorvos, A Parda, Eduardo Pondal, O Gorgullón, San Blas...) y los individuales, cuyo reparto por las viviendas del rural está en marcha. El objetivo inmediato es que entre las tres modalidades se alcancen las siete mil toneladas al año.

Pontevedra genera en torno a 32.000 toneladas de residuos al año de los que alrededor de 13.500 (el 42 % del total) son residuos orgánicos. La normativa de la UE -asumida tanto por el Estado como por la Xunta de Galicia- establece la obligación de que el 31 de diciembre del 2020 se esté tratando al menos el 50 % de la materia orgánica. Por lo, tanto, esas siete mil toneladas que quiere alcanzar el Concello al año en el plan de compostaje supondrían estar en ese 50 % que exige esa normativa europea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Los composteros urbanos tratan ya 11 toneladas de residuos cada semana