El comercio pide medidas que eviten los despidos y el cierre de negocios

La nueva Federación Provincial demanda la exención de la cuota de autónomos durante los próximos meses


Pontevedra / La voz

El comercio de proximidad ha comenzado ya a evaluar las consecuencias económicas que tendrán en el sector las medidas decretadas por los gobiernos central y autonómico. Pretenden adelantarse a lo que puede ser un lluvia de despedidos y cierres empresariales derivados de semanas sin actividad.

Por ello, la nueva Federación Provincial de Comercio, Mercados y Turismo trabaja ya en un documento en el que solicitará al gobierno la exención total de la cuota de autónomos durante los próximos meses. Argumentan que no pueden pagar hasta que la situación les permita retomar la actividad comercial con garantías.

Y van más allá. Solicitan también que se les exima de abonar las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores contratados. Consideran que sería una medida que evitaría los despidos. Enrique Núñez, secretario general de la nueva Federación, afirma que en la situación actual «no es viable para un autónomo mantener a sus trabajadores. Si opta por el despido, serán finalmente las arcas públicas las que dejarán de ingresar esa cuota y a mayores deberán de abonar la prestación. El sector necesita de medidas a adoptar con urgencia en cuanto superemos esta situación de emergencia».

En la misma línea trabajan la Confederación Española de Cascos Históricos, en la que están integradas áreas comerciales como Estrela de Marín, Centro Príncipe y el área comercial de Caldas, y la asociación gallega de Gerencia de Centros Comerciales Abiertos.

Ninguna cuestiona las medidas adoptadas por el gobierno, pero apuntan que los grandes perjudicados son el sector comercial y empresarial «que ya está padeciendo de forma brutal estas medidas».

El sector quiere créditos gestionados de forma directa con el ICO, sin bancos

Una de las medidas en las que trabaja la nueva Federación de Comercio, Turismo y Mercados presidida por Cándido Rial pasa por la puesta a disposición de empresas y autónomos de créditos blandos sin intereses gestionadas de forma directa por medio del Instituto de Crédito Oficial (ICO), sin tener que pasar por la mediación de las entidades bancarias.

¿Por qué con esta modalidad? Enrique Núñez, secretario general de la nueva Federación, asegura que por agilidad. «Después de este periodo de inactivdad muchos autónomos se van a encontrar sin liquidez inmediata. Porque la vida del autónomo es así, si no trabajas no hay ingresos. Y no lo que no podemos permitirnos es dilatar una negociación con una entidad bancaria durante meses y condicionada a una serie de variables que no todos podrán cumplir. Esto es una situación de emergencia y también en la parte económica habrá que tomar medidas excepcionales». Enrique Núñez pide a los gobiernos central y autonómico que comiencen a trabajar ya en las medidas que será necesario implementar en cuanto la situación sanitaria esté bajo control. «Porque la inmediatez será básica para salvar el tejido comercial».

En este sentido cuentan con una batería de medidas, entre las que se encuentran el aplazamiento sin penalización de los vencimientos en bancos o aplicación de carencias que se traspasarían al final de la vida del préstamo, así como el aplazamiento de pago a proveedores.

También demandan flexibilidad para facilitar ERES temporales si la situación decretada por el gobierno se mantiene más allá de los 15 días iniciales, para que el coste de la plantilla «no lleve al cierre definitivo. En esta medida queremos que se incluya también a los autónomos».

La supresión de impuestos como el pago del IBI este año, de las tasas de basura o agua; o ayudas a fondo perdido para gastos corrientes o para el mantenimientod el empleo son otras de las medidas que el comercio de la provincia trasladará al gobierno para que las tenga en cuenta.

Diseñan un plan de urgencia para promover el consumo local

El sector prevé una nueva tendencia de contención en el gasto que necesitará invertirse a través de un paquete de medidas extraordinarias o de un plan de urgencia que promueva el consumo local.

La tendencia de estos últimos días de hacer acopio de alimentos y determinados productos para permanecer aislados en el interior de las viviendas generará un hábito que los comerciantes temen que se prolongue en exceso. Y quieren que las administraciones también estén preparadas para frenar las consecuencias psicológicas que esta crisis acarreará.

Para lograrlo, necesitarán la complicidad de todas las administraciones, desde el gobierno central a los concellos. De ellos piden que se comiencen a trabajar en campañas que incentiven el consumo en el comercio de proximidad. «Además de que ofrecemos un trato más personalizado, se trata de unos establecimientos con espacios reducidos donde implantar medidas de control sanitario es más fácil, y que además necesita menos personal que las grandes áreas por lo que los riesgos se minimizan», apunta Enrique Núñez.

El secretario general de la nueva Federación confía en que todas las ayudas que se implementen tras esta crisis cuenten con la participación del comercio local y de sus interlocutores. «Somos un sector vertebrador y generador de vida en nuestras ciudades. Sobrado motivo para que se nos escuche».

Pagar el alquiler de los locales comerciales, una angustia para los autónomos

El comercio afectado por las medidas adoptadas por el Gobierno echó el cierre de forma inmediata. Pero los autónomos se llevaron a casa una doble preocupación. Sumada a la general por la alerta sanitaria, el pequeño empresario sabe que a final de mes deberá hacer frente no solo a cuotas o impuestos sino también al alquiler del bajo comercial en el que desarrolla su actividad y que, a día de hoy, desconoce durante cuánto tiempo deberá permanecer cerrado.

En la mayor parte de los casos los bajos son propiedades en manos de particulares, cuyas rentas complentan las economías domésticas. «No se puede negociar con el propietario una moratora», explica el secretario general de la Federación Provincial de Comercio, quien sin embargo apunta a la urgencia de establecer líneas de ayuda que permitan a los pequeños empresarios asumir también este coste.

La Federación ha centrado su primera reflexión en el sector comercial de la provincia, con una catarata de medidas que son aplicables, por comunes, al sector turísico. «El turismo se ha paralizado totalmente en la provincia y son muchas las iniciativas que se desarrollan en este sector en nuestro entorno. Sin embargo entendemos que como primeras medidas desde el punto de vista del autónomo, las que planteamos son comunes. Cosa diferente es que igual que el comercio necesita un plan que promueva su consumo, el turismo necesite también medidas apropiadas para su dinamización»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El comercio pide medidas que eviten los despidos y el cierre de negocios