Audasa nunca pierde

PONTEVEDRA

Xoán Carlos Gil

A pesar de la primera derrota sufrida en un juzgado de Pontevedra , la concesionaria de la autopista AP9 se rearma y vuelve a apretar clavijas al Gobierno de la nación

01 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras el entusiasmo inicial que nos produjo -supongo que a una gran mayoría- que Audasa fuese condenada por la sentencia del juez Marquina, la cruda realidad se termina imponiendo de modo inflexible.

Veamos: la derrota infligida a la concesionaria es moralmente satisfactoria para la ciudadanía que ve como una empresa tan prepotente, hinca la rodilla. Por eso sobre todo resulta muy mediática. Lo que produce escozor a Audasa, a pesar de que tiene pelaje duro, es que ciertamente el fallo del magistrado Manuel Marquina establece jurisprudencia. Se trata del primer caso en España de condena a una concesionaria de una autopista a la que sentó en el banquillo una demanda de la Fiscalía por prácticas abusivas.

Hasta ahí, bien. Pero... en términos económicos la condena resulta pírrica. Apenas un rasguño para semejante máquina de hacer cuartos. Sí finalmente tuviera que devolver lo cobrado ilegalmente, la cuantía de 270.000 euros en devoluciones es apenas un 0,3% de los 90 millones de euros que la Fiscalía de Pontevedra exigía a Audasa por los tres años y medio de duración y molestias de las obras de ampliación de Rande. Esos noventa kilos sí que le habrían herido a Audasa donde más le duele: en el bolsillo.