pontevedra / la voz

Fue sin duda un duelo de iguales, en el que costó arrancar el primer gol y romper un marcador que dejó constancia todo el encuentro que el partido era una pelea de gallos entre los mejores del corral. Sería el detalle el que inclinase la victoria para estos dos equipos que exhibieron un gran músculo defensivo los 60 minutos de partido.

Inauguró el marcador Almeida y empató Pablo Picallo, pero en esos primeros compases serían los de Jabato los que iban a remolque en el electrónico, pero no en la pista. A los diez minutos de juego y con dos puntos por encima el Aranda, el Cisne empezó a recortar distancias. Los dos equipos sabían lo que se jugaban. La victoria de uno u otro no movería los puestos en la clasificación, pero sí las aspiraciones de ambos. Así que mediado el primer tiempo, Villamarín detiene un lanzamiento y un gol de Ramos equilibró el partido. Fue el punto de partida para la remontada después de tener ahogado ofensivamente al Villa de Aranda durante seis minutos.

Un lanzamiento de Dani Ramos a nueve minutos del descanso adelantó a los de Jabato por primera vez en una tarde en la que el Cisne volvió a contar con Chapela después de más de un mes de baja. Antes de ir al descanso y con 10-10 el marcador, los locales, ayer anfitriones en el Municipal, no consiguieron irse a vestuarios por delante después de un triple lanzamiento de Chapela, Preciado y Ramos.

A la vuelta del descanso pocos cambios hubo en la pista del Municipal, con un marcador que no se abría pese a la insistencia de ambos. No fue hasta los últimos siete minutos cuando llegó el punto de inflexión con una parada de Villamarín, que daba la oportunidad a los del Cisne de adelantarse en el marcador. Sin embargo, el fallo de los locales abrió un contraataque y el Villa de Aranda convirtió en gol. Otra vez lo mismo en la siguiente jugada dejaba al Cisne dos abajo y los nervios a flor de pista en un momento decisivo.

A cinco para el final del encuentro y con 21-23 en el electrónico, el portero burgalés detiene otra vez la embestida. Jabato opta por sentar a Villamarín y atacar con siete buscando una remontada que se complicaba. La precipitación en los lanzamientos acabaron con la bola en las manos del guardameta una vez tras otra y la derrota de los locales, que pelearon sin fortuna hasta el último segundo, era un hecho. El Villa de Aranda volvió a ser el verdugo del Cisne.

?Cisne (21): Villamarín, Álex Chan, Andrés Sánchez (3), Bruno Vázquez, MIguel Simón, Javier Vázquez (2), José Leiras (1), Iván Calvo, Álvaro Preciado (2), Pablo Gayoso (6), José Cerqueiro, Daniel Ramos (6), Chapela, Pablo Picallo (1)

Villa de Aranda (24): Luis de Vega, Haddouche, Grandi (2), Nicolás (2), Gabriel Vicentín , Abajo, Juan de Dios Linares, Víctor Megías (2), Mijativic (3), Llorens, Kilian, Rodrigo del Val (1), Javier García (1), Almeida (8), Elustondo (1), Pombo (1)

Marcador cada cinco minutos: 1-2, 3-5, 4-5, 6-6, 9-8, 10-10 (descanso), 12-12, 14-14, 16-16, 18-18, 21-22, 21-24 (final)

Árbitros: Óscar García Camino y Alfredo Arcos Adeva

Incidencias: Partido de la vigésima jornada disputado en el Municipal

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Aranda, verdugo de nuevo del Cisne (21-24)