Luis Cortés: «La transformación digital del Ejército exige un cambio de mentalidad»

La Brilat repetirá este año un ejercicio similar al Toro 19, con una unidad de preparación sobre el terreno


pontevedra / la voz

Luis Cortés ascendió a general de brigada hace poco más de dos meses, momento en el que se puso al frente de la Brigada Galicia VII. Procedente de la Brigada Paracaidista (Bripac), y con experiencia en misiones internacionales, ya conocía la Brilat, con la que había colaborado, aunque nunca había estado destinado en Galicia con anterioridad. La mayor parte de su vida profesional estuvo en Madrid, tanto en la Bripac como en la UME y en el Estado Mayor del Ejército.

-¿Qué ha significado para usted este destino?

-La guinda a mi carrera profesional. Todo un reto. Estamos acostumbrados a cambiar de destino cada tres años pero esto ha sido excepcional. Solo hay ocho brigadas en el Ejército y que me hayan asignado una me hace sentir especialmente afortunado.

-Habla usted con frecuencia de la transformación tecnológica del Ejército, ¿con qué horizonte?

-Estamos inmersos en una época en la que las nuevas tecnologías forman parte del día a día y también de las técnicas de trabajo del Ejército. A esta nueva realidad, en la que términos como «inteligencia artificial» son cotidianos, tenemos que adaptarnos los mandos y en esta línea hemos comenzado ya a experimentar.

-¿Con alguna fecha en mente para ello?

-2025. Esta brigada, junto con la legión, será pionera en la aplicación de tecnología puntera. Será de las primeras en contar con los vehículos de combate de ruedas (VCR) 8x8 Dragón, aunque las modificaciones en el contrato de construcción anunciadas pueden suponer algún retraso sobre las previsiones iniciales. Lo que está claro es que esa transformación está ya en marcha y esta brigada está inmersa en ese proceso.

-¿Es necesario un cambio de mentalidad en ese proceso de adaptación?

-Imprescindible. Es lo que llamamos «mando orientado a la misión». Se trata de articular una forma de trabajar en la que los soldados sepan cuál es el objetivo; que entiendan la misión en su globalidad y sepan qué se espera de ellos y cómo tienen que reaccionar en cada momento. Hoy en día los conflictos ya no son lineales, sino que se dan en varios frentes a la vez y son muchos los elementos que hay que tener en cuenta para concluir una misión con éxito. Las tecnologías ayudan, pero que la brigada funcione como un engranaje perfecto es nuestro objetivo.

-¿A eso ha contribuido el ejercicio Toro 19?

-Entre otras muchas cosas. Vino muy bien para que cada soldado volviese a integrarse en su unidad orgánica tras las misiones internacionales del año pasado. Pero también fue clave para detectar el alcance de decisiones que se tomaban con simuladores en tiempo real, con amenazas que también podían serlo. Resultó muy positivo.

-¿Repetirán experiencia entonces?

-Este mismo año la brigada participará en un ejercicio similar, con una unidad de preparación. Será en octubre o noviembre. Pero en junio comenzaremos ya con unos ejercicios preparatorios sobre el terreno. También en febrero comenzará la preparación para volver a integrarnos en el 2021 en la Fuerza Conjunta de Muy Alta Disponibilidad (VJTF) de la OTAN. Ahora no aportamos la brigada, sino un batallón, pero hay que prepararlo muy bien.

«Pontevedra es una ciudad avanzada; dejar el coche me parece un acierto»

 

 

Desde su llegada Luis Cortés Delgado (sustituye en el cargo a Antonio Romero) no ha tenido más que elogios tanto para Pontevedra como para la cordialidad con la que ha sido recibido.

-¿Le gusta el modelo urbanístico de Pontevedra?

-Me encanta. Me parece una ciudad avanzada al futuro. Esta decisión de dejar los coches a motor fuera del casco urbano me parece muy acertada. Es ideal para los peatones lo que la convierte en una ciudad cómoda, humana, alegre y llena de vida. Está pensada para que los espacios públicos estén al servicio de la población. Eso la convierte en acogedora y muy agradable para vivir. Y la acogida de la gente es fantástica.

-¿Le ha llamado la atención el carácter de la gente?

-Me ha sorprendido la amabilidad con la que he sido recibido. Llego a cualquier sitio, sin uniforme, y siempre percibo amabilidad. Los militares estamos acostumbrados a empatizar con gente muy diversa. Las misiones internacionales son una prueba de ello. Pero aquí es especialmente fácil.

-¿Cómo ha ido la ronda de presentación a autoridades locales y provinciales?

-Excelente. Muy buena sintonía con alcaldes y alcaldesas, con la subdelegada, con todos a los que visité y total disponibilidad a la colaboración. Lo cierto es que me he sentido integrado aquí desde el primer momento.

-¿Promoverá muchos cambios en la base General Morillo de Pontevedra?

-No son necesarios. Mis predecesores eran gente muy capaz y las instalaciones se adecuan perfectamente a lo que necesitamos, a excepción de un terreno más apropiado para el adiestramiento, en lo que estoy trabajando desde mi llegada al frente de la Brilat.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Luis Cortés: «La transformación digital del Ejército exige un cambio de mentalidad»