A Fracha cumple los requisitos de la Brilat como campo de adiestramiento

El objetivo del nuevo terreno es «romper la rutina» y aumentar la motivación


pontevedra / la voz

Para el nuevo general jefe de la Brilat, Luis Cortés, las instalaciones de la base son suficientes para cubrir las necesidades de las más de 2.000 personas que integran las distintas unidades. Excepto en lo que se refiere a adistramiento. Por ello, desde su llegada a Pontevedra uno de sus principales objetivos ha sido la localización de terrenos en los que levantar un nuevo campo de entrenamiento para las tropas.

Los terrenos de A Fracha cumplen con todos los requisitos necesarios para la Brilat, que ha visto en los últimos días superficies próximas en los concellos de Vilaboa y Marín. Sin embargo, todo apunta a que Defensa se decidirá por A Fracha.

¿Por qué le urge a la Brilat una superficie mayor para entrenar? Luis Cortés asegura que necesita «romper rutinas». Afirma que los soldados necesitan «cambiar de escenarios» porque no es lo mismo «hacer todos los días lo mismo en el mismo sitio», que variar los lugares. La primera opción acomoda al soldado, que conoce ya las respuestas a todos los estímulos posibles por familiaridad con el terreno. La segunda le obliga a mantenerse alerta, algo fundamental en una misión internacional, y a incrementar la capacidad de respuesta ante lo desconocido.

Un cambio de ubicación aporta además un plus de motivación a las tropas, al dificultar sus ejercicios diarios.

El campo de maniobras de San Gregorio, en Zaragoza, es la principal referencia para el general Luis Cortés, por tratarse de una superficie que permite a las unidades utilizar todo tipo de armamentos y de vehículos. «Lo ideal sería buscar por aquí algo similar».

No es tarea fácil. Por ello la Brilat se conformaría con algo más reducido, zonas dispersas de unos pocos kilómetros cuadrados. Serían campos para adiestramiento durante las jornadas de trabajo y nunca por un periodo superior a las 48 horas. Tampoco necesitan esta superficie para la realización de ejercicios con fuego real.

El año comienza con varias opciones sobre la mesa pero con A Fracha como opción principal.

Para adelantarse a cualquier reticencia social Luis Cortés adelanta que los campos de maniobras del Ejército no solo son respetuosos con el medio ambiente «sino que son una referencia. Nosotros los cuidamos mucho». Y recuerda que la presencia militar en cualquier zona poco poblada es una garantía de seguridad.

El trabajo de entrenamiento previsto se adaptaría a la superficie que pueda conseguir. De manera que trasladaría una sección de 30 personas o una batería de artillería en cada jornada de maniobras.

Luis Cortés tiene plan b, el campo de maniobras y tiro de Parga, en Guitiriz, especialmente diseñado para entrenamiento sobre situaciones de combate en zonas boscosas. Pero agotará las alternativas por una cuestión económica. «El desplazamiento hasta allí nos resultaría muy costoso y limitaría mucho las jornadas de adiestramiento. El presupuesto lo necesitamos para ir a San Gregorio, pero aquí tenemos que apañarnos con alternativas más económicas».

La Brilat incrementa su adiestramiento este año como parte de la preparación para las dos misiones internacionales en las que participará en el 2021. Una de ellas en Irak de 6 meses y otra en Mali de un año de duración, divididos en dos fases, prolongándola hasta 2022.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

A Fracha cumple los requisitos de la Brilat como campo de adiestramiento