o grove / la voz

La Festa do Marisco llegó ayer a su fin. Tras diez días de intensas celebraciones, y miles de raciones vendidas, el certamen gastronómico por excelencia de Galicia echó el cierre. No sin antes vivir otra intensa jornada, en la que volvió a haber una elevada afluencia de público. Es cierto que ayer no se registró el mogollón del pasado viernes, el 12 de octubre, pero también que volvieron a ser miles las personas que se pasaron por O Corgo. Por ejemplo, a la una de la tarde, la Policía Local tenía contabilizados 45 autobuses. Estaban todos estacionados en la zona del helipuerto, donde ya no había sitio para más. Y por la explanada de O Corgo paseaban vecinos y visitantes, sin importar los chaparrones que caían de vez en cuando.

«Hace diez minutos que hemos llegado. Esta es nuestra primera vez y creemos que está todo muy bien organizado», explicaban un grupo de ocho mujeres llegadas desde Binisalem, en Mallorca. «Lo que hemos probado hasta ahora está buenísimo», ratificaba otra de las integrantes de este grupo, en cuya mesa había pulpo y navajas, entre otras viandas. Ellas eran unas de las muchas personas que, a la una de la tarde, ya estaban comiendo en el recinto de O Corgo. Y, aunque no había las colas ni el mogollón del pasado viernes, la afluencia de personas era constante.

En la otra carpa estaban Henar y José María, una pareja de madrileños que había oído hablar de la fiesta a unos amigos de Asturias. «Nos ha encantado el ambienta, tan familiar y con todo el mundo bailando», explicaba ella. «Y también la organización está muy bien», añadía él. Ambos coincidieron en destacar la calidad de los productos, «los berberechos están muy buenos, y también la almejas y las ostras», aseguraban. Estaban a punto de emprender el viaje de regreso pero, antes, habían decidido pasarse por la fiesta, «porque me hacía ilusión llevarme un trozo de empanada», contaba Henar mientras mostraba una pequeña nevera en la que esta vianda iba a viajar hasta la capital española. Lo que tenían claro estos madrileños es que esta no sería su última vez en O Grove. «En cuanto lleguemos, vamos a reservar para el año que viene», aseguró José María. Nos veremos entonces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Marisco se despide por todo lo alto