Aprender inglés cantando

La soprano canadiense Bonnie Cooper, afincada en la ciudad, dirigirá el nuevo coro de la asociación de exalumnos de la Escola Oficial de Idiomas

La soprano y profesora de música Bonnie Cooper, ayer, en la plaza de Curros Enríquez.
La soprano y profesora de música Bonnie Cooper, ayer, en la plaza de Curros Enríquez.

pontevedra / la voz

«Una gran aventura». Así define Bonnie Cooper (Toronto, 1984) la nueva vida que ha empezado en Pontevedra hace diez meses. Esta soprano y profesora de música canadiense, que se defiende muy bien en castellano aunque dice que le cuestan los tiempos verbales, recaló en la ciudad tras una larga estancia en Inglaterra. ¿Y cómo acabó aquí? Sonríe y desvela que por un «marido gallego». Ese marido, con el que se casó hace casi tres años, es José Luis González Castro. «Él tiene un piso aquí y su sueño era vivir en casa de su abuela. Y dije, ??¿por qué no???, para mí es una gran aventura», relata la joven.

Bonnie Cooper ha encontrado tiempo en su apretada agenda de conciertos por todo el mundo y clases particulares para dirigir el coro en inglés que este mes quiere poner en marcha Mater Lingua, la asociación de exalumnos y alumnos de la Escola Oficial de Idiomas (EOI). Es, de hecho, una de sus nuevas propuestas para este curso 2014/2015. Una de sus directivas, Ana Lozano, conoció a Bonnie a través de un anuncio y contactó con ella para ofrecerle hacerse cargo del coro.

Tras un encuentro entre ambas se puso en marcha la actividad, para la que ya hay ocho personas inscritas -quieren un grupo de quince-. Desde Mater Lingua se apunta que cantar es «un excelente xeito de mellorar os coñecementos dun idioma». Y enumera varias razones: es bueno para la pronunciación, aumenta la confianza, ayuda a recordar palabras, es divertido y ayuda a respirar correctamente. Para sumarse al coro solo hay que tener conocimientos básicos de inglés y ganas de cantar. Nada más. El precio es de 15 euros al mes para socios de Mater Lingua, y de 25 para no socios.

Bonnie está deseando empezar. «Aunque tengan miedo, que tengan coraje para probar cosas nuevas. Todo el mundo tiene miedo cuando aprende un idioma, pero así es como se aprende», sostiene. Acostumbrada a enseñar canto a niños y a adultos, apunta que «las dificultades son distintas». «Los niños aprenden muy rápido pero cuesta más que te hagan caso, controlar la clase -señala-. Los adultos tienen miedo y suelen compararse con la profesora, y eso es un error». Esta mujer que canta en el coro de la Orquesta Sinfónica de Galicia y dio clases en el prestigioso St John?s College de Cambridge, está feliz en Pontevedra. Vive en un sitio privilegiado, la plaza del Teucro.

De la ciudad le gustan los edificios antiguos de piedra y la gastronomía. Es fan del pulpo y la empanada, además de los espárragos blancos con mahonesa, que «no hay en Canadá». Le sorprende que haya una panadería o pastelería en cada esquina, y lo que peor lleva es la lluvia. «Prefiero el tiempo de Canadá, aunque sean 20 grados bajo cero».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Aprender inglés cantando