El Concello elimina otra barrera

Benestar Social subvenciona a un intérprete de lenguaje de signos para que preste servicio permanente a la comunidad de sordos de Pontevedra


Pontevedra / La voz

Algo tan cotidiano como ir al médico, acudir a una cita con el profesor de los hijos o realizar un trámite ante cualquier Administración pública puede suponer una barrera casi infranqueable si el protagonista de cualquiera de estas acciones es sordo. La barrera de comunicación que crea una deficiencia auditiva supone un importante escollo para el quehacer diario de muchos de los 1.119 sordos que, según las estadísticas de la Xunta de Galicia, residen habitualmente en el municipio de Pontevedra.

Con el fin de ayudar a salvar esa barrera, el Concello de Pontevedra y la Federación de Asociacións de Persoas Xordas de Galicia acaban de firmar un convenio de colaboración para que la comunidad local pueda tener a su disposición, de manera gratuita, un intérprete de lenguaje de signos. Se trata de un servicio que ya funciona en otras ciudades de Galicia, y que ahora llega a Pontevedra.

El Concello pagará 13.700 euros anuales y habilitará un local en la Casa Azul para que este intérprete pueda estar al servicio de la comunidad sorda de lunes a viernes, de 10 a 14 horas, aunque también se podrá solicitar el servicio en horario de tarde. La idea es que esta profesional del lenguaje de signos pueda acompañar al usuario sordo a realizar cualquier tipo de trámite para el que necesite comunicarse con terceras personas, ya sea una cita médica, educativa, judicial, o de cualquier otra índole. Incluso, apuntó la vicepresidenta de la Federación, María del Carmen González Lloves, para acudir a entrevistas de trabajo.

Hasta ahora, cuando un sordo de Pontevedra necesitaba un intérprete del lenguaje de signos tenía que recurrir el servicio que se presta en Vigo o en Santiago. El año pasado, se requirió en 249 ocasiones la presencia de un profesional en la ciudad del Lérez, por lo que implantar aquí el servicio «era una necesidad».

González Lloves explicó que disponer de un intérprete en lugar de contar con un familiar para hacerse entender «da un plus de independencia a la persona que padece discapacidad auditiva»

La concejala de Benestar Social Municipal, Carme Fouces (BNG), explicó que se trata de un servicio con el que se pretende implicar también a las personas oyentes, estableciendo «un canal de comunicación correcto» con las personas con discapacidad auditiva. La iniciativa ayudará también a hacer visible a la comunidad sorda entre los ciudadanos. «Temos que ser conscientes de que estamos convivindo nunha sociedade diversa e que capacitados e discapacitados teñen que ter un tratamento igualitario», señaló la concejala

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Concello elimina otra barrera