Pontevedra advierte del riesgo de que la sentencia de los rellenos paralice al Puerto

Aunque no se llegue a demoler los rellenos, el fallo judicial deja a las empresas en situación en inseguridad jurídica


Pontevedra / La voz

El gobierno municipal de Pontevedra valoró ayer la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a demoler los rellenos del puerto de Marín y advirtió del riesgo de que el fallo judicial derive en la «paralización real da actividade no porto. Ou polo menos, coa imposibilidade de que poidan funcionar máis naves». El concejal de Infraestructuras, César Mosquera (BNG), señaló que ni el Concello pedirá la ejecución de la sentencia, ni cree que la demolición de los rellenos sea una buena opción. «Estamos a falar de cartos públicos», recordó.

No obstante, apuntó que la alternativa es habilitar un «puerto seco», tal y como ya planteó en el año 2009 el Concello de Pontevedra, que ofreció terrenos en Leborei (Cerponzóns), «ben comunicados e con posibilidade de conexión ao trazado ferroviario».

Mosquera, que evitó referirse a que la ausencia de un PXOM en Pontevedra impide desarrollar este suelo industrial, señaló que tendría que ser la Xunta quien lo haga a través de un plan sectorial. El alcalde de Pontevedra reiterará esta propuesta en el próximo consejo del Puerto.

Por su parte, en el Concello de Marín se vive con intensa preocupación las repercusiones de esta sentencia para la actividad portuaria, en una comarca además donde el mar es en la actualidad casi el único motor económico. En cuanto a la Xunta de Galicia, la otra Administración condenada a demoler los rellenos junto con Fomento y la Diputación, se señaló que todavía no han recibido la sentencia por lo que no la han analizado aún. Por último, la Autoridad Portuaria, como viene siendo habitual, eludió pronunciarse sobre este tema.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Pontevedra advierte del riesgo de que la sentencia de los rellenos paralice al Puerto