Salta al río para salvar una perra

Un joven no duda en tirarse al Lérez para rescatar a un cachorro, cuenta la historia en la Red para buscar quien la adopte y se implican 400 personas


pontevedra / La voz

No lo dudó. Oyó llantos y se lanzó al río Lérez a las tres de la madrugada. Al fondo, intentando sobrevivir, había un cachorro de tres meses. Así comienza una historia, que Daniel Ferrer y Tamara López aderezaron con dosis de cariño e impulsos. Esta pareja daba un paseo por el puente de los Tirantes cuando escucharon los llantos del animal. Tras llamar a la Policía Local -todo ocurrió junto a la Jefatura - y ver que no podían ayudarles, el primer impulso de Daniel fue saltar al agua. «La policía nos dijo que no podía hacer nada, pero se acercó hasta allí y nos ayudaron con una cuerda», indica Tamara López.

En apenas unos minutos, su novio subió con la perra en brazos, la cubrieron con una chaqueta y regresaron empapados a casa para poner en marcha la búsqueda de un hogar para Aria, como llamaron a este cachorro de podenco. «Le pusimos Aria por la ría, como la encontramos en el agua», explica.

Vía Facebook

Las redes sociales se convirtieron en el escaparate de su historia. En apenas tres días, más de 400 personas habían compartido la publicación en Facebook y los candidatos para quedarse con ella se contaban por decenas. Incluso el whatsapp también ayudó. Pero ya era tarde. Daniel y Tamara le habían cogido demasiado cariño a Aria como para entregarla a otra persona. «Es como un bebé, estamos todo el día con ella y si nos separamos, llora», señala López. De nuevo un impulso y grandes dosis de cariño les llevaron a sumarlo a la lista de animales con los que convive esta ejemplar pareja de Pontevedra. «Todo el mundo alaba lo que hicimos, pero yo no sé por qué, solo hicimos algo normal», indica la joven estudiante de 23 años, que cree que alguien pudo haberse deshecho del cachorro tirándolo al agua.

El veterinario que los atendió les explicó que seguramente hicieron lo mismo con parte de la camada. «Intentamos ver si había más en el agua, pero no encontramos nada», explica López, que es quien cuenta la historia mientras su novio trabaja. «Nos comentaron que pudieron haberse deshecho de ella porque son perros de caza y las hembras no valen», indica Tamara López, que diez días después de rescatarla aún se sorprende del apoyo de la ciudad por el impulso de salvar a Aria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
122 votos

Salta al río para salvar una perra