«Es un honor ocupar tanto espacio en el Salón do Libro»


PONTEVEDRa / LA VOZ

Una de las exposiciones que este año acompañan el Salón do Libro Infantil es la del Proxecto Miroscopio que promueven María Corleone y la Asociación de Filosofía para nenos e nenas de Galicia. La muestra reúne una serie de objetos, un montaje de vídeo y las ilustraciones en láminas originales de los cinco libros publicados en el marco del citado proyecto, que tienen como protagonistas a otros tantos niños, así como el llamativo miroscopio, creado por uno de ellos para observar el mundo de modo diferente. «Este proyecto -dice Corleone- quiere ayudar a pensar de un modo cuidadoso, a ser conscientes de las percepciones y sobre todo a tener un pensamiento crítico». La autora destaca que se trata de un libro de diálogos de niños, «porque ellos son seres totalmente libres a la hora de pensar». «Los niños son filósofos».

-Piensan más de lo que nosotros pensamos...

-Exacto. Lo que hice en este libro fue reproducir conversaciones de mis hijos, de sus compañeros, literaturizarlo un poco y darle forma. Luego hablé con mucha gente y me fijé también en ese libro de frases de niños de Pablo Motos. Esos procesos lógicos de la mente de un niño, eso es filosofar... Pero luego, el modelo educacional es antinatural para ellos, mata su curiosidad. El programa educativo es sentar a niños en pupitres a comerse libros de texto. Desde esta otra perspectiva, se trata de llevar la vida a la escuela, de enseñarles a descubrir sus talentos. Lo bueno que ocurrió en este trabajo es que yo lo iba escribiendo según lo iban trabajando los profes de Filosofía con niños. Vimos que funcionaba muy bien y surgían temas. Si hablaban por ejemplo de la buena educación, pues me ponía a escribir sobre ello, y así con el amor, el arte...

-Sus hijos le han servido de fuente de inspiración, y uno de ellos ha puesto música a los cuentos.

-Sí, claro, a ver, soy tri-madre, así que no te queda otra. O los miras mal o los miras bien, ja ja. Y normalmente las madres los miramos bien y nos pasmamos. Realmente me considero una afortunada porque he estado con muchísimo niños en mi vida. En cuanto a la música, está en el estilo que pedí, con los tiempos que pedí y con unas bases comunes. La ha elaborado Alfonso Casi Siempre, que se llama Alfonso Merino, es violinista y es mi hijo. Le pedí que lo hiciera porque hay un estilo común, estético por decirlo de alguna manera, y era difícil que lo encontrara otra persona.

-La muestra llega al Salón después de su éxito en Vilagarcía y A Illa. ¿Presenta algún cambio?

-Se adapta aquí al tema de la mentira. Entonces hacemos preguntas y sugerencias para que los niños lleven la vista hacia el linde entre lo fantástico y la realidad. Por ejemplo «¿por qué las abuelas creen en Dios y no en los gnomos?». O «una señora me pisó y me llamó perdón». Ese tipo de creencias o protocolos educacionales que el niño no tiene estandarizados como nosotros. Ahí surge la chispa.

-¿Que le parece el Salón do Libro?

-Es un sitio que me encanta y que visito siempre que puedo. Me parece muy creativa la gente que lo ambienta, como el grupo Paspallás, que son unos profesionales como la copa de un pino. Entonces para mí es un honor y un orgullo estar ocupando tanto espacio en el Salón con nuestro proyecto. Me parece que es una oportunidad estupenda para darlo a conocer, porque lo visitan los centros. Y a nivel personal y creativo, pues al sentirme tan integrada con quienes lo ambientan, estoy encantada.

MARÍA CORLEONE AUTORA E ILUSTRADORA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Es un honor ocupar tanto espacio en el Salón do Libro»