Resaca de Reyes y comienzo de las rebajas de invierno

M.L.*+redac.pontevedra@lavoz.es

PONTEVEDRA

07 ene 2011 . Actualizado a las 02:00 h.

Ayer fue su gran día y el temporal de lluvia les obligó a pasarlo en casa. Ya se sabe que nunca llueve a gusto de todos y menos en fecha tan señalada. Lo cierto es que los niños disfrutaron igual, aunque para muchos fue un chasco no poder salir a la calle con las bicicletas, los patines o los balones que les trajeron los Reyes Magos. Los salones y los pasillos de casa sufrieron las consecuencias. Peonzas Beyblade, figuras de Bakugan, Muñecas Monster High, Nintendo DS, Consola Wii, la boutique de Nenuco, las figuras de los Gormiti, el Estudio de Peinado de la Nancy, la Casa de Barriguitas, la Granja Maletín de Playmobil, los muñecos de Bob Esponja.... fueron algunos de los juguetes más pedidos este año por los peques, aunque no pudieron lucirlos en parques y plazas. Las consolas, ordenadores y juegos audiovisuales, fueron los más solicitados por los mayorcitos a partir de 10 o 12 años. Y a estos sí que no les importunó nada la lluvia. Al contrario, mejor quedarse en casa.

Gracias a acciones solidarias, ningún niño se quedó sin regalo el Día de Reyes. La campaña Cada niño... un juguete, en la que colaboró la Diputación de Pontevedra, repartió un millar de juguetes entre asociaciones y entidades de acogida de la provincia, como Aldeas Infantiles, y muchos fueron remitidos también al Centro Penitenciario de A Lama. En Pontevedra capital, esta labor de recogida de juguetes fue llevada a cabo por la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) y los juguetes recogidos fueron entregados a Cáritas, Fundación Meniños y a varios concellos de la comarca para su reparto entre familias necesitadas. Los Magos en Barro. Sus Majestades de Oriente tuvieron mucho trabajo estos días. Además de las casas particulares, visitaron hospitales, centros de mayores y otras entidades benéficas. Ayer todavía andaban por el municipio de Barro. Este concello pontevedrés se distinguió por celebrar la Cabalgata de los Reyes Magos después de la noche mágica de reparto de regalos. Partió a las seis de la tarde del Pazo da Crega y, tras un recorrido por la localidad, Melchor, Gaspar y Baltasar fueron recibidos en el Polideportivo Municipal por el alcalde, José Antonio Landín Eirín, en un acto amenizado por las panxoliñas de la Banda de Música Xuvenil de Barro y el Grupo de Danzas Amor Ruibal. Hubo caramelos para todos los niños asistentes y degustación gratuita de rosca y chocolate.

En el municipio de Moraña todavía resonaban también ayer los Cantos de Reis. Cerca de treinta miembros de la Asociación Cultural Seixebra, la mayoría niños y niñas, difundieron estas Navidades una tradición que empezaron a recuperar hace más de 10 años con piezas recogidas en las parroquias, como los Cantos de Santa Cruz de Lamas y otras procedentes de lugares como Beariz, en Ourense. Los grupos de Seixebra fueron llamando en las puertas de las casas pidiendo licencia para interpretar sus cánticos a cambio de un aguinaldo.