Entre tejidos y alfombras

Chelo Lago

PONTEVEDRA

Ángel Filgueira comenzó en el negocio con su madre y ahora, sus hijos tomaron el relevo de un establecimiento dedicado a ropa para el hogar

21 jun 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

La saga de comerciantes se inició con la abuela, Luisa Boullosa Crespo, que abrió la primera y modesta tienda -tejidos Luisa se llamaba- de tejidos y paquetería, en la Plaza de Abastos, a finales de los años 40. Su hijo, Ángel Filgueira Boullosa, entonces un crío, le ayudaba.

«Inauguramos la nueva plaza -comenta Ángel Filgueira-. Teníamos el comercio en los locales interiores y vendíamos tejidos y paquetería: mandiles, pantalones, medias...»

Pero el local se les quedaba muy pequeño y en el año 1955 decidieron ampliar y montar otra tienda en la calle San Román, muy cerca de A Ferrería. «Estuvimos unos dos meses manteniendo los dos establecimientos -recuerda, y luego ya nos quedamos solo con la grande». Allí trabajaban madre e hijo hasta que este se casó, en el año 1963, y se incorporó al negocio familiar su mujer, Olga Conde Boullosa. «Mi madre -dice Beatriz Filgueira- era la típica niña hija única, que no hacía nada hasta que se casó».