La falta de consenso impide renovar el callejero de Marín por segunda vez


El cambio de las calles con nomenclatura del régimen franquista, en obediencia a la Ley de la Memoria Histórica aprobada en la pasada legislatura en Madrid, mantiene el desencuentro en los grupos municipales marinenses. Por segunda vez se debatió en la comisión informativa de Cultura, y nuevamente fuera del orden del día, la propuesta de cambio de calles. El debate fue largo y acabó sin ningún tipo de acuerdos. Las cosas están en un punto muerto, ya que ni siquiera los dos grupos de gobierno -PSOE y BNG- coinciden en sus planteamientos. Tampoco está claro cuál es el número de calles que debería modificarse, puesto que la edila de Cultura, la nacionalista Esther Crespo, quiere aprovechar la Ley de la Memoria Histórica para cambiar varias calles y una plaza más.

Si se aplica estrictamente la legislación vigente, solo habría que cambiar Salvador Moreno -que tiene en Marín una calle, una plaza y una barriada- y también Bastarreche. Desde el gobierno local se quiere añadir a la lista Ejército, Calvo Sotelo y Marina y Tiro Naval Janer, mientras que el BNG considera también la plaza del Regueiro de Cantodarea.

En la comisión de ayer, se abordaron las propuestas de la Asociación pola Recuperación da Memoria Histórica de Marín y del grupo municipal del PSOE. El planteamiento de los nacionalistas se conoce desde el pasado marzo.

El colectivo vecinal planteó que Bastarreche pase a ser rúa da Ponte, que era el nombre de principios del siglo XX y está relacionado con el río Lameira. Calvo Sotelo podría denominarse rúa de Oseira, por la vinculación histórica de la villa con el monasterio ourensano. Salvador Moreno podría llamarse Almuíña, como la playa ya desaparecida y Tiro Naval Janer como rúa do Baño, su antigua nomenclatura. Para la plaza Calvo Sotelo, entre Jaime Janer y Basterreche, proponen praza da Memoria y para la barriada Salvador Moreno quieren recuperar el viejo nombre del lugar: O Con.

El PSOE planteó Pablo Iglesias para la calle Ejército y Marina y la división en tres calles de la actual Calvo Sotelo. La sugerencia socialista es rúa da Muller Traballadora, rúa da Mouta -entre Estrada y A Cañota- y Viudas del Mar.

El BNG abogó por Almuíña para la calle Salvador Moreno, Rosalía de Castro para Calvo Sotelo, rúa do Baño para Tiro Naval Janer, Pablo Iglesias para Ejército y Marina, Amalia Pesqueira Domínguez A Capirota -una mujer represaliada por los franquistas- para la praza do Regueiro; y Castelao para Bastarreche.

Bolsa de nombres

El PP y Mar-In todavía no han hecho públicas sus posiciones. La portavoz del PP, María Ramallo, justificó la falta de propuesta popular en que hasta ahora la renovación del callejero no apareció en el orden del día oficial de ninguna comisión informativa, por lo que los populares esperan a que la edila de Cultura los convoque para analizar las calles de forma más seria. Ramallo añadió: «Queremos saber qué calles hay obligatoriamente que cambiar porque nos da la impresión de que el gobierno local quiere cambiar muchas calles solo por el hecho de cambiarlas y eso no es forma».

La dirigente popular resaltó que sería necesario crear una bolsa de nombres consensuados, libres de connotaciones políticas o polémicas y que se empleasen en las calles de nueva apertura, en vez de cambiar algunas que no haga falta modificar por imperativo legal dado los trastornos que se crean a los vecinos de las calles afectadas -papeleos, escrituras, etc-.

Desde Mar-In se instó al Concello a abrir un plazo de sugerencias de los colectivos sociales y vecinales para fijar las calles afectadas y sus nombres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La falta de consenso impide renovar el callejero de Marín por segunda vez