Los cementerios de la ciudad están al límite

Rubén Nóvoa Pérez
rubén nóvoa OURENSE / LA VOZ

RIBADAVIA

MIGUEL VILLAR

En San Francisco y As Caldas ya no hay nichos a la venta y en Santa Mariña quedan cinco

13 may 2018 . Actualizado a las 08:51 h.

Ourense no lidera, ni mucho menos, las estadísticas de crecimiento de población. Más bien, todo lo contrario, pero donde somos casi imbatibles es en las de envejecimiento y edad media de los habitantes. Eso se traduce, irremediablemente, en que los fallecimientos están a la orden del día. Es una tendencia que hace que los cementerios municipales de la capital lleven tiempo a un paso de quedarse sin nichos para la venta. Eso no quiere decir que tengan que saltar todas las alarmas, ya que la normativa obliga a los Ayuntamientos a reservar una serie de espacios rotatorios en modo de alquiler para atender los fallecimientos de personas que carezcan de una propiedad en los camposantos ourensanos. «Si tienes un fallecido, nunca vas a tener problema para enterrarlo», explican fuentes municipales.

Sin embargo, se trataría de una solución provisional que no convence a la mayoría de los ourensanos, toda vez que al cabo de unos quince años desde el fallecimiento tendrían que buscar una solución definitiva al acabarse el período de alquiler de nicho. Esta situación hace que sean cada vez más las voces que piden una ampliación del cementerio de Santa Mariña. «No sé por qué no lo hicieron ya, porque hay terreno de sobra», explica una vecina de la capital que acude todas las semanas hasta el camposanto situado en las afueras de la ciudad a llevar flores a un familiar muy cercano. Se trata de la única de las tres instalaciones de la capital donde todavía quedan nichos libres a la venta. Serían cinco las opciones. Ni en el de As Caldas, situado en las inmediaciones de la zona termal, ni en San Francisco hay esa posibilidad desde hace ya muchos años. En ambos casos, además, la alternativa de una ampliación es absolutamente inverosímil.

Pese a este escenario próximo al abarrote, desde el servicio de Cementerios del Concello de Ourense, que depende de la Concellería de Sanidade, se manda un mensaje de tranquilidad ya que se considera que la ciudad estaría cubierta para el medio-largo plazo con las vacantes existentes con los nichos provisionales.