monforte / la voz

El municipio de Parada de Sil, en la Ribeira Sacra ourensana, posee un notable conjunto de miradores que permiten disfrutar de unas impresionantes vistas del cañón del Sil y de la orilla lucense del río. Dos de ellos son bien conocidos, los de Balcóns de Madrid y Curral de Penso. A ellos se suman los miradores naturales de As Fontiñas y O Fental, que forman parte de la ruta de senderismo PR-G 98 y del Camiño Natural da Ribeira Sacra.

Para visitar estos parajes hay que salir de la capital municipal. En la Praza da Fonte comienza un camino que lleva a la zona conocida como Os Torgás. Al cabo de un kilómetro, el sendero llega a un área de esparcimiento situada cerca del campo de fútbol local. Hay que bordear este espacio, pasando junto a un antiguo foxo de lobos, para llegar al mirador de Curral de Penso -a unos trescientos metros-, al que se accede por un escalinata de piedra. Desde este punto se divisan, al otro lado del río, el mirador y el santuario de Cadeiras, en tierras de Sober.

La siguiente parada es el mirador de Balcóns de Madrid -o de Os Mouros-, a unos ochenta metros del anterior. Ocupa una amplia superficie y consta de varias plataformas dispuestas en distintos niveles. El nombre viene de una tradición según la cual la mujeres de Parada de Sil se despedían en este lugar de sus maridos cuando iban a Madrid y otros lugares a vender barquillos.

Zona boscosa

La ruta sigue por una pista de tierra hasta llegar a una bifurcación, donde un indicador señala el camino hacia el mirador de As Fontiñas y la cascada del Pozo da Ovella. El camino es ancho y discurre al principio por un bosque mixto, pasando después entre robles y algún castaño aislado. Algunos tramos están bordeados por muros de piedra que delimitaban fincas agrícolas hoy abandonadas. Por el camino transitaron en tiempos muchos carros, ya que se usaba para acceder a las fincas, recoger madera y acceder al souto de As Fontiñas.

En el kilómetro 2,9 arranca a la derecha un camino que lleva al mirador natural de O Fental -se prevé reponer su señalización-, situado a unos 150 metros. Retornamos al camino principal y solo nos faltan otros trescientos metros para llegar al mirador de As Fontiñas y a la cascada. Al mirador se llega por un camino de unos treinta metros de longitud. Al igual que el de O Fental, está ubicado en un punto estratégico sobre un roquedal y desprovisto de protecciones.

La cascada del Pozo da Ovella está muy cerca del mirador, en un lugar donde el arroyo de Os Gavias se precipita por un barranco creando un salto de agua de más de veinte metros de altura.

Este lugar fue en tiempos una tierra de pastoreo a la que acudían los vecinos de Parada de Sil con rebaños de ovejas. Incluso había alguna cuadra para guardar las reses. Los pastos llegaban hasta el mismo borde del precipicio y no era raro que algunas ovejas cayesen al fondo del barranco. Para rescatarlas se utilizaban unas cuerdas conocidas como sedeños. Era la típica cuerda utilizada para atar los tojos que se cargaban en los carros. El dueño de la oveja bajaba hasta el fondo del barranco por un sinuoso sendero, ataba el animal con la cuerda y otra persona desde arriba tiraba de él hasta subirlo a la parte superior del pozo.

 

CÓMO LLEGAR DESDE MONFORTE

 Hay que salir de Monforte por la carretera LU-903 que conduce a Doade y Castro Caldelas. En el kilómetro 23 es preciso tomar un desvío a la derecha que lleva a los municipios de A Teixeira y Parada de Sil. Esta última localidad se encuentra a 22 kilómetros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Por el Sil de mirador en mirador