«Nunca imaginé formar parte del Monopoly»

Sindo Novoa hizo una foto del puente del Milenio que ahora ilustra el popular juego de mesa


OURENSE / LA VOZ

Sindo Novoa (Viloira, O Barco de Valdeorras) paseaba por los pasillos de un centro comercial y su mirada se detuvo en la edición gallega del Monopoly. Había leído alguna noticia sobre una versión del popular juego de mesa dedicada a Galicia y le llamó la atención ver como en la caja convivían la Torre de Hércules (él lleva quince años viviendo en A Coruña, la Catedral de Santiago y el Puente del Milenio. «Decidí sacarle una foto para enseñársela a unos amigos, pero al llegar a casa me fijé de nuevo en la foto y reconocí que era mía. Al ser nocturna tiene un par de características que la delatan, como la línea que separa los carriles, que en vez de ser blanca es roja debido a un coche que pasaba durante los 20 segundos en los que hice la foto», explica Novoa. Tras ponerse en contacto con Monopoly confirmó lo que imaginaba: que se habían hecho con su trabajo en un banco de imágenes al que el propio Sindo había suministrado la foto. Sabía que la foto se había vendido pero no para qué, de manera que fue toda una sorpresa: «Nunca me pude imaginar que alguna de mis fotos formaría parte de un juego al que jugaba de pequeño», explica el autor de la imagen, para el que también resulta especial que la foto elegida sea la del Puente del Milenio, al ser él ourensano. Y eso que reconoce que muchos jóvenes de Valdeorras tiene un recuerdo «un tanto raro» de la ciudad. «Nuestras visitas solían ser para ir al médico», asegura entre risas. Lo cierto es que, más adelante, pudo conocer la capital más a fondo y de hecho vivió en Ourense durante cuatro años.

La foto que ha acabado en el Monopoly la tomó hace cuatro años. «Después de cenar en familia decidí acercarme a este puente y también al romano para aprovechar para tener unas fotos diferentes de unos lugares tantas veces fotografiados. Cuando la publiqué en su momento tuvo mucha aceptación en las redes pero nunca me imaginé que llegara a tener tanta repercusión como ahora», reconoce Novoa.

Informático de profesión, asegura que desde siempre le gustó la fotografía. Siendo niño llegó a meterse en un cuarto oscuro a revelar carretes, gracias a un taller en el que se apuntó. Aquello le llamó mucho la atención y reforzó su interés por esta disciplina, aunque haya cambiado los líquidos de entonces por los programas de edición de ahora.

Desde hace seis años cuenta con un equipo más profesional que le ha permitido compatibilizar su trabajo con la fotografía, que ha sido un pasaporte para conocer y para redescubrir Galicia. Entre todas las tradiciones que han pasado ante su objetivo destaca la Rapa das Bestas de Sabucedo: «Lo que me pasaba cuando publicaba las fotos era que veía que la gente la desconocía, aunque está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Esto provocó que, con ayuda del Concello de A Estrada y la Asociación A Rapa das Bestas, montara una exposición de imágenes sobre ella que ya ha visitado A Estrada, Arteixo, O Barco de Valdeorras, Chantada y Santiago de Compostela, «para mostrar lo que allí se puede ver y dar a conocer parte del trabajo que realizan allí durante todo el año».

Si tiene que hacer patria fotográficamente hablando, asegura que los puentes de la ciudad y As Burgas son un buen reclamo, pero exige atención para el Pórtico del Paraíso de la catedral. Por supuesto, también señala Valdeorras: «Mucha gente la ubica por sus vinos y por la pizarra, pero desde que A Veiga ha sido declarado destino Starlight cada vez son más son los visitantes que se acercan a disfrutar de sus cielos». Y añade a la lista la Ribeira Sacra, donde le encanta perderse. Son las paradas de su Monopoly particular. Pero él, en lugar de comprar esos lugares, como en el juego, los fotografía.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Nunca imaginé formar parte del Monopoly»