El fuego calcina la quinta parte del territorio de Cualedro en una semana

Los regidores de los municipios afectados reclamarán fondos urgentes


xinzo, ourense / la voz

Más de dos mil cien hectáreas calcinadas en siete días nefastos. Casi una quinta parte de la superficie del municipio de Cualedro, más de 21 kilómetros cuadrados de un total de 117, quedó reducida a cenizas por las llamas en una semana trágica. Con la riqueza medioambiental y paisajística de la Serra do Larouco herida de muerte, ahora toca lograr fondos para rehabilitarla a medio y largo plazo.

Este dato era reflejado por el alcalde del municipio, Luciano Rivero Cuquejo, para justificar la gravedad de la situación por la que pasa su Concello y argumentar la necesidad de fondos urgentes de ayuda desde la Xunta y el Gobierno central. Esta petición de subvenciones se oficializará hoy en un documento conjunto de los regidores de Cualedro, Xinzo, Baltar y Trasmiras que presentarán en un acto público en el Concello de Xinzo.

Y es que llueve sobre mojado y arde sobre calcinado en toda la comarca. En la capitalidad  limiana, la superficie quemada desde principio de verano no ha sido tanta como en el vecino Cualedro, pero se han contabilizado hasta 21 incendios de diferente tamaño en poco más de mes  y medio, según el teniente de alcalde, Manuel López.

En Baltar, el regidor, José Antonio Feijoo, situaba entre doce y quince los conatos y fuegos contabilizados desde julio, pero nada que ver con la magnitud de lo sucedido el domingo. «Hubo que tirar muros, romper marcos de fincas, dañar pistas y viales, además de fincas, pastos y cultivos calcinados», enumeró Feijoo.

El regidor de Baltar también expuso otra de las consecuencias del fuego: «Puede haber afectación por las cenizas en las traídas de agua potable de varias zonas rurales en los próximos días».

Años para repoblar

Luciano Rivero se remontó a daños anteriores a los causados por el virulento fuego del domingo: «El último fuego fue terrible, pero hay que recordar que la semana pasada ardieron más de mil hectáreas en la zona del parque eólico. Ese fuego vino de Portugal descontrolado y se tardó varios días en extinguirlo en un paraje de difícil acceso». El alcalde de Cualedro remarcó que «las pérdidas son muy cuantiosas porque había plantaciones muy extensas de pinos, carballos y castaños y ha ardido todo. La sierra ha quedado totalmente asolada por muchos años».

Manifiesto ciudadano

Por otro lado, un grupo de vecinos de Cualedro envió un manifiesto en el que expresan su preocupación por la problemática de los incendios en este municipio. La califican de problema estructural y no puntual. Afirman que hace dos años el mismo municipio sufrió el incendio más grande de Galicia.

«A búsqueda inmediata de solucións debe converterse nunha prioridade a nivel municipal pero tamén provincial e autonómico», sostienen estos vecinos, que consideran que «o modelo actual baseado fundamentalmente na extinción non da os resultados esperados a lo menos neste concello e debería basearse moito máis na prevención». Proponen que se pongan en valor las tierras abandonadas y que las penas para los incendiarios sean más duras y ejemplares. Reclaman por ello que lo sucedido con el incendio del domingo no caiga en el olvido y se den pasos firmes y se tomen «medidas drásticas» para que no se repita en el futuro.

El PSOE reclama políticas activas y no coyunturales para el medio rural ourensano

Los representantes políticos también han manifestado su parecer sobre el problema de los incendios forestales en la provincia de Ourense. El presidente de la Diputación, José Manuel Baltar, calificó de «dramática» la situación y solicitó la colaboración de todos para hacer frente a los incendios forestales. También abogó por un endurecimiento de las penas para los incendiarios y propuso crear un «cinturón verde» en sitios con actividad incendiaria para parar el avance de las llamas. Por su parte, el alcalde de la capital, Jesús Vázquez, hizo referencia a otro incendio que se acercó a viviendas en Cudeiro. El regidor aseguró que ese fuego fue provocado pues un agente encontró un artefacto incendiario en la zona.

PSOE

El diputado autonómico socialista Raúl Fernández, reclamó políticas activas para el medio rural ourensano, para evitar el abandono de la población y una gestión «axeitada» do territorio. Apuntó que las políticas forestales deberían ser más preventivas y no coyunturales. Criticó que se gasten cada año 100 millones de euros en apagar fuegos sin que haya seguridad de que ello mejore la eficacia de la lucha contra los incendios en los años siguientes.

Por su parte, el portavoz del PSOE en Rairiz de Veiga, Pablo Lorenzo, solicita que se hagan desbroces en los alrededores de los pueblos de las zonas de montaña con más riesgo de incendios. Afirman que hay quince personas y maquinaria contratada para prevención de incendios pero que trabajan en cunetas y lugares visibles en los que, según este portavoz, no hay tanto riesgo.

Motobombas

En otro orden de cosas, la central sindical CIG, criticó el mal estado de las motobombas por la antigüedad de algunos de estos vehículos que ya cuentan, dicen, con más de veinte años y no disponen de un mecanismo de alta presión. Denuncian que debido a ello ha habido varios conductores que han pasado por situaciones de riesgo. Reclaman además a la Xunta que dote al personal de mascarillas con filtros adecuados pues, afirman, ya hubo varias intoxicaciones por inhalación de humo. Aseguran que la Xunta miente al informar sobre el número de hectáreas afectadas.

Hoy el Comité de Defensa do Monte Galego celebra a las 19.00 horas una reunión abierta a la ciudadanía en el local de la CIG en el parque de San Lázaro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El fuego calcina la quinta parte del territorio de Cualedro en una semana