«Non vale calquera, hai que ser galego»

Los beneficiarios de las becas Beme tuvieron este jueves un encuentro con representantes políticos

Alén y Miranda se reunieron con los becados de las bolsas Beme
Alén y Miranda se reunieron con los becados de las bolsas Beme

Ourense

Según datos del 1 de enero del 2020 publicados por el Instituto Nacional de Estadística, hay un total de 523.672 gallegos que viven en una realidad por desgracia tradicional para los originarios de la comunidad autónoma: la emigración. Las Bolsas de Excelencia Mocidade Exterior (Beme) de la Xunta buscan tender lazos con todas estas personas y con descendientes de otras tantas que se marcharon por el mundo en el pasado, ofreciendo cuantías de entre 7.000 y 7.650 euros para todas aquellas que siendo originarias de Galicia o teniendo alguna relación de consanguinidad con gallegos, hayan vivido al menos 2 años en el extranjero y hayan sido aceptadas en la preinscripción de alguna de las 146 titulaciones de máster que ofrecen las universidades gallegas.

Este jueves, el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, y el delegado territorial de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén, mantuvieron una reunión con los beneficiaros de las becas Beme que estudian en la ciudad. En ella, una vez los representantes políticos se presentaron y pidieron la palabra para los becados, varios estudiantes de posgrado llegados de diferentes países del mundo -la mayoría de América Latina por la alta incidencia de la inmigración galaica allí- presentaron sus dudas, problemáticas y sugerencias en torno al programa.

Los estudiantes pusieron en valor las posibilidades que les brindan estas ayudas, e incidieron en una serie de cuestiones como la comunicación de la existencia del programa. Muchos de ellos afirmaron haber llegado al conocimiento de las Beme de un modo un tanto azaroso y sugirieron que quizá hay muchos descendientes de gallegos en el extranjero que nunca llegan a saber de esta bolsa. Rodríguez Miranda puntualizó que un 80 % de las personas acaban accediendo a las Beme gracias a las redes sociales, espacio en el que la Xunta emplea el mayor porcentaje de sus recursos a la hora de darlas a conocer.

Además, muchos de los becados trasladaron los problemas que tienen con la homologación de sus títulos de grado expedidos por universidades, en la gran mayoría de los casos, ajenas al marco de colaboración de la Unión Europea. Por su parte, Rodríguez Miranda, que tuvo que explicar que la administración autonómica no tiene competencias en ese ámbito, reiteró en su petición al Gobierno central para agilizar la tramitación de este tipo de homologaciones. Una vez se subsane este problema, varios de los becados y el propio Rodríguez Miranda coincidieron en señalar cual será el próximo gran reto a mejorar para los retornados: la inserción laboral.

Entre los estudiantes que acudieron al encuentro, se dan todo tipo de casos. Algunos, como Juan Carlos Pesquera, venezolano con antecesores en Paredes, en la provincia de Lugo, estudiaron titulaciones que no existen como tal en España. Pesquera es licenciado en Radiología y por ello lo único que ha podido homologar es una FP en Medicina Nuclear. Lo que sí ha encontrado aquí, asegura, es mucho campo laboral y posibilidades en el sector. «Igual que mucha gente se fue a Venezuela hace tantos años, ahora nos toca a los hijos y nietos regresar», explica el estudiante.

Otra situación es la de Claudia Sedeño González. «Estoy en el Máster en Servicios Culturales de la Universidad de Santiago, pero estudio de forma semipresencial en el Campus de Lugo y vivo en Ourense; es un poco raro, como una triangulación», apuntó entre risas. Licenciada en Arte Danzario de Perfil Contemporáneo esta originaria de La Habana pertenece a una familia procedente de la provincia de Lugo -su bisabuela nació en Becerreá-. Sin embargo varios miembros de ella viven en Ourense. Claudia trasladó otra de las problemáticas más recurrentes entre personas que quieren empezar una nueva vida en Galicia: los permisos de residencia. «Sé que Galicia es una de las comunidades que más hace por los retornados y de hecho gracias a las ayudas pude traer a mi familia. Pero mi madre es española, lleva 30 años casada con mi padre y en 3 meses a él todavía no le han dado la residencia», explicó esta profesora de danza.

Actualmente hay 162 personas realizando titulaciones de máster gracias a estas becas, y para la próxima convocatoria, cuyo plazo de inscripción cierra esta noche a las doce horas, la Xunta ha ampliado el número de plazas a 200. «Recomendádelle a todos os interesados que fagan a inscrición, aínda que lles falten documentos iso pódese amañar, pero que a fagan en prazo é o máis importante», subrayó el secretario xeral de Emigración. Rodríguez Miranda también recordó que el lazo con Galicia es indispensable para participar como becados: «Para isto non vale calquera, hai que ser galego».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Non vale calquera, hai que ser galego»