1.785 kilómetros


Eres una tormenta de cosas buenas. Así reza una de las últimas ilustraciones del artista bilbaíno Óscar Alonso -72kilos en Instagram-. Eso es Cris. Mi amiga del alma, mi hermana de pega. Estoy de acuerdo en que cuantificar el querer es muy difícil y sin embargo, el amor de Cris pesa. Hace que deje de sangrar cuando se pone sobre la herida. Cae a plomo al estómago y te provoca la risa. Empuja con fuerza hasta que consigues volar. Pero esta vez la que vuela es ella. Mientras escribo estas líneas, Cris va sentadita en un avión que la lleva a 1.785 kilómetros de donde estoy; de donde estábamos juntas. De donde fuimos. De donde seremos. Y más allá de sorberme los mocos cada pocos minutos, ahora voy a contarle -y a contaros- por qué somos. Es por esa complicidad que nos permite hablar sin palabras y, otras veces, escucharnos sin parar. Es por el tiempo compartido, el que guardamos en recuerdos y anécdotas de una vida común. Es porque, pase lo que pase, siempre escogemos la risa contagiosa. Sé que a nada de esto le influye la distancia y ahora quiero que tú lo tengas claro. Es el momento de volar alto, con o sin miedo, y de disfrutar de lo que venga. Aunque estoy segura de que lo hará porque hay algo que admiro profundamente de Cris: cuando se fija un reto, siempre descubre cosas mejores en el camino. Lo consiga o no, ella no suele saborear una derrota porque ganó algo más. Supongo que es así como se construye una tormenta de cosas buenas, a base de estar dispuesta a que te pasen. El sábado nos celebramos en Ceibe haciendo una cosa que nos vuelve locas: comernos los lugares en los que estamos. ¡Y qué rico está Ourense! Repetiremos cuando vuelvas. Ojalá me lluevas todos los días de aquí a diciembre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

1.785 kilómetros