Sobresaliente sin recompensa

Tres de los cuatro representantes de la provincia lucharon por la promoción hasta el último tramo del torneo


ourense / la voz

Durante muchos tramos de la Liga de Tercera División pareció segura la participación de algún equipo ourensano en las eliminatorias de ascenso a Segunda B. No se consumó ese premio, pero los entrenadores de los cuatro equipos que representaron a nuestra provincia están satisfecho del nivel alcanzado y consideran más que cumplidos sus objetivos.

Es el caso de Manolo Pérez, el berciano que debutó en un Centro de Deportes Barco que, a muchos niveles, ha establecido un nuevo techo en la competición: «En julio y agosto hablamos de metas que creo que hemos superado. Conseguimos crecer y consolidar al equipo entre los mejores del grupo con un juego identificable y ambicioso. Llevamos el peso del juego en muchos partidos y también fuimos capaces de provocarle bastantes alegrías a nuestros seguidores». Es cierto que la quinta plaza pasará a ser uno de los hitos valdeorreses en la categoría, con todo y que no se cumplió el sueño que había cautivado a los asiduos a Calabagueiros: «El equipo hizo todo lo que estuvo en su mano y nos quedamos muy cerca de ese cuarto puesto. En la última jornada cumplimos, pero no se dio el resultado que necesitábamos en Carballo. Ahora llega el tiempo de analizar y de evaluar, pero en líneas generales estamos muy satisfechos.

Sentimiento que incluso rebasa un Fran Justo muy contento por todo lo que ha conseguido su Ourense CF, pese a que la fortuna les jugó malas pasadas en forma de mayores problemas con las lesiones de los que son normales en otras escuadras: «El equipo se merece un sobresaliente. Hicimos un partidazo contra un rival como el Compos y estuvimos peleando por la promoción hasta el último minuto del último partido. Pese a todo lo que nos pasó, fuimos el mejor de la segunda vuelta y superamos números de la pasada campaña, tanto en puntos como en nuestra posición final. Aunque nos quedamos con una plantilla muy corta, hemos salido adelante con ocho chicos de la cantera que han debutado en Tercera».

Un poco antes claudicó en su empeño de llegar a las eliminatorias de ascenso la Unión Deportiva Ourense, que trasladó el modelo de fútbol popular a una categoría cada vez más profesionalizada. Fernando Currás cree que «es para estar satisfechos, se cumplieron los objetivos marcados y competimos en una categoría muy exigente para nuestras condiciones». El entrenador cree que aún debe esperar unos días para evaluar lo sucedido, pero adelanta: «Podemos presumir de lo que hemos hecho y ser optimistas cara al futuro, pero no confundirnos con las falsas expectativas. La idea es recopilar toda la información de la temporada, analizarla y, dentro de las posibilidades del club, seguir creciendo. Todos sabemos que la entidad está en un proceso en la que debe decidir como será su futuro y habrá que actuar en consecuencia». Eso sí, el propio ourensanista admite que el fútbol no entiende de pausas.

En otro polo de la clasificación, el Arenteiro vio complicarse su buena actuación por una cifra de tres arrastres que lo tuvieron hasta el último segundo pendiente de un eventual gol del Paiosaco. Gelucho Gómez, experimentado como pocos en la competición, entendió que curso había sido notable: «Los jugadores entendieron el mensaje y sacaron adelante situaciones y partidos comprometidos. Supo crecer con el paso de los meses y adaptarse a una hoja de ruta que entiendo fue la correcta. La situación era preocupante cuando llegamos y rivales importantes a la vista».

Los entrenamientos llegaron a su fin y los cuatro técnicos aún no hablaron de futuro con sus respectivos dirigentes. Pero esto no para, es cuestión de días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sobresaliente sin recompensa