Los vacíos interiores


Y ahora que hasta The New York Times se ha fijado en las ofertas de pueblos abandonados en Galicia que atraen a inversores extranjeros para residir ¿será que ha llegado el momento de ir cubriendo los vacíos de las provincias del interior, como Ourense? Y ahora que los políticos de ámbito nacional andan a la caza de cualquier voto dubitativo y de esos preciados cuartos o quintos escaños de las provincias olvidadas, como Ourense, ¿será que ha llegado nuestro momento? Tenemos mucho espacio en nuestros campos desiertos de vidas humanas, y eso atrae a algunos urbanitas hartos de pagar cientos y miles de euros por unos escasos metros habitables. Y los políticos en campaña ofrecen nuevas y mejores infraestructuras y servicios para todo el rural. Pero ¿será solo una ráfaga de viento electoral mecida por cantos de sirena para obtener la portabilidad de nuestro voto? ¿Los anglosajones y nórdicos que buscan rayos de sol no masificados vendrán a vivir de sus rentas o al cabo de unos años tendrán que volver a sus territorios y olvidar su aventura interior ante la falta de expectativas económicas? Lo cierto es que tenemos calidad de vida que ofrecerles y servicios públicos aceptables, aunque mejorables en algunos puntos. Sin embargo, no es suficiente para mantener a nuestra propia población. La costa, Madrid, Cataluña y diversos países y capitales se nutren de la fuerza laboral y de la energía humana que de aquí se va. Es inevitable. La gente va y viene. El espacio permanece casi siempre, aunque van creciendo sus vacíos interiores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los vacíos interiores