Hacerse meme


No hay excusas para un mal espectáculo o, peor aún, anodino. Cada uno de los partidos ya se ha hecho una idea muy precisa de lo que tiene que ser el show. Y si para ello hay que sacarse fotos apagando fuegos en mocasines, cortando pulpo o entre bragas en la feria, se llama a algún lacayo y se inmortaliza el momento. La función debe continuar y nos quedan dos meses a todo trapo.

A todos les encantaría ver cómo el adversario se tropieza con la manguera, se amputa la mano por confundirla con un tentáculo o acaba con lencería en la cara por tirar demasiado fuerte de la goma comprobando hasta dónde cede.

En campaña -aunque parezca que vivimos en ella continuamente- hay una autocastración de la vergüenza política. Los superjefazos de la capital vienen a las provincias a darse una vuelta para preocuparse de que el cable de Internet nos funciona bien y de que Galicia sigue siendo un lugar mágico, que debe permanecer aislado de la meseta y en el pasado para soltarnos un «¡Qué sitio más maravilloso para descansar!». Como si pudiéramos vivir de descansar.

Aunque algunos superjefazos pasan de venir hasta en campaña y mandan a sus tías para que se saquen fotos con pintadas, como hizo la candidata al Congreso de Vox por Ourense, Begoña Conde, aparte de cortar pulpo en A Peroxa. Con una cara de indignación sin igual se colocó junto a una pared que reza «Gora Alka-ETA» y pidió que le sacaran una foto para subir a las redes. Solo que fue carne de memes porque la frase es irónica y se la inventaron aquellos titiriteros detenidos en Madrid. Aquí las prioridades son otras, señora Conde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Hacerse meme