ourense / la voz

La historia se repitió un año más. Pero aunque el guion central es siempre el mismo, la Voda da Pita de Eiroás llega cada año con sorpresas, siempre ligadas a la actualidad. Antonio y Gumersinda, ambos viudos, se volvieron a casar y de nuevo se negaron a invitar a sus vecinos a unas viandas, momento en el que las Piras salieron a escena para obligarles a agasajar a los invitados. El enlace no fue lo fácil y pautado que uno se piensa. Sobre todo porque, como explicó Gumersinda, ambos se conocieron a través de Tinder.

En la plaza de As Eiroás apareció el mismo Francisco Franco -acompañado de la voz del NODO- resucitado antes de que lo exhume «perro Sánchez», dijo, para poner orden en la ceremonia y dar el beneplácito a la feliz pareja. Se acordó de Manuel Fraga, de quien dijo «estará pronto con nosotros». Y recordó que para arreglar cosas más locales ya está Baltar, en la calle General Franco. Pero no fue la última sorpresa. El teléfono rojo de la parroquia en donde se desarrolló el enlace no dejó de sonar. En dos ocasiones contacto con el cura el comisario Villarejo. En una de ellas para comunicar que tenía en su poder fotos comprometidas de los contrayentes y en la otra para informar que el guardia civil que acudió a poner orden en As Eiroas se había vestido de Rafaela Carrá en su juventud. Cuando parecía que nada más podía entretener al sacerdote llegó una nueva llamada, la de Sito Miñanco. Era tarde. Preguntó por el domingo fareleiro y explicó a los presentes que ya tenía preparada en Velle una lancha para llevarse toda la «fariña». Otro año será.

Mientras la ceremonia seguía su marcha, el viento amainó y permitió que los presentes pudieran seguir los actos al aire libre. Aunque increpados, Antonio y Gumersinda se casaron. Y. como manda la tradición -en este caso el guion- también se inició un nuevo romance: el de la monja «salida» y el guardia civil «cantante». Al final, se celebró un gran convite, que degustó el mismísimo Franco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Franco resucitó en As Eiroás