Emigrante geriátrico


Es tendencia en los últimos años en Alemania y en Galicia ya se empiezan a dar casos. La gente mayor se va del país y buscan otro donde instalarse a precio más económico y recibir los servicios geriátricos correspondientes. Actualmente hay un verdadero éxodo de personas mayores alemanas hacia Bulgaria y Rumanía donde compran casas o viviendas por precios que oscilan entre 20 a 50.000 euros y contratan personal de ayuda a domicilio a tarifas locales. En Bulgaria hay pensionistas que con 25.000 euros adquirieron un piso de tres habitaciones con vistas al Mar Negro y una ayuda a domicilio a media jornada a 400 euros mensuales, contando a mayores con clínicas, servicios médicos y enfermeras que dominan el alemán para atender ese nuevo emigrante geriátrico. Rumanía es un caso muy especial dado que en una zona, la de Transilvania, se están instalando alemanes jubilados por ser una ampliamente germanoparlante, descendientes de colonos sajones, y una de las zonas económicas más pujantes del país, siendo el presidente de Rumanía, Klaus Werner Johannis, uno de los más conocidos. El nivel de vida en Bulgaria y Rumanía es más o menos compatible con las pensiones alemanas y los servicios de geriatría, básicos por ahora, también. En Alemania tendrían que pagar casi el triple por ello.

¿Y Galicia? Aunque no lo crean, ya hay familias gallegas que, ante los precios de residencias privadas y la falta de plazas públicas, trasladan a sus seres queridos a Portugal, siendo Viana do Castelo y Monçao, ya lugares de acogida de nuestros mayores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Emigrante geriátrico