Superhéroes de barrio


Es año de mundial y el fútbol es más galáctico, si cabe, cuando se acerca la pugna por la copa dorada. Aún podríamos argumentar aquello de que la batalla intercontinental es todo un reclamo de mercadotecnia, idóneo para vender, por ejemplo, televisores con tecnología 4K. Y aún así, necesitaremos un respiro, la voluntad de apagar todos los aparatos y darnos una vuelta por el barrio, por la esencia.

Desde la atalaya del balompié ourensano, oteamos la resaca de la celebración de la Unión Deportiva Ourense y un cuarto ascenso consecutivo que llevará al heredero a la Tercera División. También encontramos un panorama abocado al doblete. El propio plantel rojillo -campeón en Preferente- y el Velle -dominador en la Primera Galicia- pueden ponerle el broche de la Copa Diputación.

Pero, antes, lo celebró un histórico, un equipo de barrio. La Agrupación Deportiva Covadonga recurrió una vez más a su introspección. A las clases que siguen impartiendo los Toni, Víctor y otros veteranos ilustres, en un equipo que también dejó espacio para jóvenes que apuntan buenas maneras. Luis Silva «Choco» planteó un proyecto en el que la dedicación era necesaria y el valor se le suponía a todos. Y cumplieron. Eiroás ya no es aquel campo tan peculiar de hace años, pero se respira el mismo ambiente, el de la afición de un barrio que creció entre las artistadas de Pataco en los años sesenta y fue evolucionando entre los Dacosta y otras familias. Una nueva generación logró el título de superhéroes de barrio, junto al de Segunda Galicia y la Copa de los modestos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Superhéroes de barrio