Oftalmología asume el 30 % de los pacientes que pasan por el CHUO

El servicio realiza entre cuarenta y cincuenta trasplantes de córnea anualmente


ourense / la voz

El servicio de oftalmología del CHUO asume el 30 % de todas las consultas que se realizan en el complejo hospitalario cada día. Ese porcentaje se traduce en que prácticamente uno de cada tres pacientes que acuden al edificio -bien sea por urgencias o con cita previa- lo hagan por alguna dolencia relacionada con la visión. Según el jefe de servicio José Ramón Lorente, esto supone un volumen de alrededor de trescientos pacientes al día. Todo eso sin contar las cirugías que realizan en el servicio y que están programadas con meses de antelación.

«La cirugía de oftalmología está cada vez más demandada porque con el paso de los años aparecen más problemas y todas las edades tienen sus patologías características», argumenta el doctor que recibió el premio nacional de Oftalmología en 2015, en reconocimiento a su trayectoria profesional. Según explica, las intervenciones de problemas que suponen un riesgo para la salud del paciente no tienen lista de espera y se llevan a cabo en pocos días. Para lo que sí hay que esperar es para la cirugía de cataratas, aunque reconoce el jefe de servicio que también han conseguido reducir la lista de los cuatro a los dos meses. «La catarata no supone un riesgo ni para el ojo ni para la salud en general del paciente, pero aún así también intentamos reducir los tiempos lo máximo posible», aclara.

Algo con lo que discrepa el doctor Lorente es con el sistema implantado, hace ya algunos años, mediante el que los médicos de cabecera derivan a los pacientes a la óptica en lugar de a una consulta con el especialista. «Con ese método se colapsa Urgencias porque algunos pacientes sí tienen un problema que se soluciona con gafas, pero otros no», explica el que lleva siendo jefe de servicio desde 1990 y que anteriormente ejerció como coordinador de la misma especialidad. Esto dificulta y ralentiza el proceso de diagnóstico de, por ejemplo, cataratas o desprendimientos de retina en el ojo. «Yo creo que el médico de cabecera debería poder derivar al paciente directamente al especialista, porque solo él puede descartar glaucomas, cataratas o enfermedades específicas del ojo», incide.

Trasplantes de córnea

En el caso de los trasplantes de córnea las técnicas y las herramientas han cambiado mucho en los últimos diez años. Además, el banco de ojos de A Coruña suministra córneas de forma casi permanente a todos los centros hospitalarios de Galicia y trata aquellos tejidos dañados para devolverlos en mejores condiciones. «Hemos multiplicado por cuatro el número de trasplantes que realizamos al año desde que funcionamos de un modo más organizado», relata Lorente. Esto ha redundado en la reducción de las listas de espera.

«Posiblemente sea en los trasplantes de córnea en lo que más hayamos evolucionado en los últimos diez años. Hemos pasado de tener que hacer un trasplante completo de todo el tejido a hacerlo solo por capas, con lo que las posibilidades de rechazo son muchísimo menores, el tiempo de recuperación se ha reducido y la visión mejora exponencialmente», afirma Lorente.

Si hace un decenio se llevaban a cabo una media de ocho trasplantes de este tipo al año, en la actualidad rondan entre los cuarenta y los cincuenta pacientes. «Está totalmente cubierta la demanda para estas intervenciones», aclara el especialista.

«Que la esperanza de vida aumente lleva parejo que lo hagan los casos de cataratas»

El Servicio de Oftalmología cuenta con dos quirófanos para realizar operaciones de cataratas que practican una media de ocho intervenciones al día solo de opacidad del cristalino. Aumentando hasta 24 los pacientes que pasan por el bisturí aquellas jornadas en las que también se abren las puertas de los quirófanos por la tarde.

«Que la esperanza de vida aumente lleva parejo que lo hagan los casos de cataratas», sopesa el jefe de servicio. Algo en lo que, por otro lado, desde hace años despuntan los profesionales ourensanos. «Fuimos pioneros en España en emplear el láser para las cirugías de cataratas y la Unión Europea decidió que se probase aquí el último aparato que revolucionó este tipo de intervenciones antes de implementarlo en otros hospitales de los países miembros», destaca. Las prácticas de esta -por aquel entonces nueva- tecnología con ultrasonidos tuvieron lugar en el verano de 2013 y supusieron evitar oscilaciones de la presión en el interior del ojo, lo que permite regular la circulación de fluidos y, en consecuencia, eliminar la posibilidad de complicaciones.

Con todo lo bueno, también existen algunas carencias. La atención que ofrecen a los usuarios del Sergas está descentralizada en hasta cinco edificios diferentes, lo que dificulta un poco la atención que se presta. Además, desde el servicio reclaman que hacen falta más oftalmólogos para cubrir todas la necesidades de una población que cada vez está más envejecida. Algo que coincide con el aumento de casos de cataratas y miopía a nivel mundial.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Oftalmología asume el 30 % de los pacientes que pasan por el CHUO