Las cosas importantes


Conocía a Marosa Salgado porque contamos su historia hace un año. Hoy volvemos a hablar de ella. En realidad, la dejamos hablar a ella. Lo hace en un vídeo de la campaña #PonleFecha, de la Fundación Josep Carreras, que trabaja para que la leucemia tenga cura. Esta ourensana quiere que el mieloma múltiple, que ella padece, se cure en ocho o diez años. Y punto.

Decía que conocía a Marosa Salgado por leer su historia en el periódico, por las fotos con las que ilustramos el reportaje. Pero ayer la vi en la calle. Y, claro, la reconocí. Estaba en la carpa instalada en el Paseo por la fundación, acalorada como no podía ser de otro modo en un día de cuarenta grados, pero incombustible. Sonrojada pero sonriente. Mientras un grupo de niñas llamaba la atención sobre el mensaje de la lucha contra la leucemia con un baile, ella se fijaba para seguir los pasos de la coreografía y, cuando se perdía, seguía bailando a su aire. Al verla recordé algunas de sus palabras -«Cuando te detectan leucemia lo primero que sientes es terror»- y, no lo pude (ni lo quise) evitar: se me saltaron las lágrimas.

Podría haberme sentido tonta por llorar y hacerlo por ver bailar a una persona a la que solo conozco por las letras del periódico. Pero no fue así. Me quedé un rato más mirándola. Y deseé sinceramente que haya cura para su enfermedad. De paso me di un repasito, acostumbrada yo a mortificarme con cosas rutinarias que son, en realidad, insignificantes. Ver a Marosa Salgado entregada a la lucha contra la leucemia, comprometida, radiante, me recordó -a ver si consigo no olvidarme- cuáles son las cosas realmente importantes. Y el resto, qué más da.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las cosas importantes