Yo no he sido


Denme a un traste y quítenme a un mentiroso. O a un liante. Puedo perdonar algo que se hace mal pero se me hace más difícil pasar por alto la mentira. Se lo digo mucho a mis hijas: «Si lo rompiste, no pasa nada; ya lo arreglaremos. Pero dime la verdad». Además del mentiroso está el que no solo quiere ocultar que la ha liado sino que prefiere echarle la culpa a otro. Es un clásico también. Le están afeando la conducta y viene con que todo empezó porque fulano hizo esto o zutano aquello otro, incluso aunque no tengan nada que ver en la historia.

En ese tipo de personas pensaba yo estos días al escuchar las explicaciones de la secretaria de Acción Electoral del PSOE, que le pidió a un compañero de ejecutiva, policía nacional, que comprobase si un aspirante (que ya no era de su cuerda) a entrar en las listas de las generales (a las que ella misma optaba) tenía antecedentes. No le preguntó al implicado sino que decidió enterarse por otro lado con la particularidad de que, hacerlo como lo hizo, podría ser delito. Por eso declaró esta semana, junto a su compañero, como imputada. Y es que dice que ella lo único que quería era garantizar unas listas limpias... Pena que los buenos propósitos acabasen bordeando -aún hay que ver en qué queda judicialmente- la ilegalidad.

Da la sensación de que lo que ahora se debería juzgar es un comportamiento quizás poco ejemplarizante de hace dos años de una persona entonces (y ahora también) anónima, aunque sea conocida, y no el hecho de que ellos recurriesen, para confirmarlo, a un método que podría constituir un delito. Curiosa forma de decir «Yo no he sido».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Yo no he sido