Estar o no a la moda


Desde un tiempo hasta hoy se ha ido creando la burbuja de la internacionalización. Como en todas las burbujas, el entorno político y económico incentiva su crecimiento y nos hacen creer que el único camino correcto es seguir la corriente, casi parece que si no estás internacionalizado no estás a la moda. Pero ojo con las modas. No nos olvidemos de la burbuja del emprendedurismo de hace un año, cuando todo el mundo hablaba de emprendimiento y hasta se hizo una ley del emprendedor. Por desgracia, como todas las modas, estas vienen y se van.

Para que las empresas puedan estar a la moda, desde los diferentes organismo ofrecen estudios sobre las capacidades de internacionalización, ayudas para presentarse a multitud de licitaciones internacionales en organismos de los que solo leer sus siglas ya asusta: Banco Mundial, Banco Internacional al Desarrollo? Pero, ¿realmente es necesario que todas las empresas exporten? Esta es una pregunta que nos deberíamos hacer antes de aplicar políticas económicas y financieras.

Cierto es que las empresas que han sido capaces de internacionalizar sus carteras han superado mucho mejor la crisis. Pero una pequeña empresa que se dedica al mercado local o autonómico, ¿es necesario que venda en América Latina? Y, ¿podríamos pensar que vender en Madrid, ocupando el hueco dejado por otras compañías, es exportar?

Como en todas las modas hay tendencias, en la internacionalización está el concepto de exportación. Muchas compañías confunden exportación con deslocalización, es decir, siguen facturando desde Ourense pero los centros productivos están implantados en terceros países. No debemos olvidar que únicamente se podrá generar riqueza en la provincia, por la vía de la exportación, a través de los centros productivos implantados en nuestras áreas industriales, puesto que será la única manera de generar un efecto atracción sobre otras empresas, puestos de trabajo y en consecuencia incentivar nuestro mercado local.

En Ourense, quizás deberíamos pensar que antes de invertir en ponernos a la última moda con la internacionalización, tal vez sea mucho más importante invertir en un fondo de armario, fomentando que las empresas puedan modernizar sus cadenas productivas para poner en valor sus productos y servicios, incentivando el efecto arrastre entre clientes y proveedores, y generando una estructura empresarial mucho más fuerte y consolidada dentro de la provincia. Al mismo tiempo, se deberían incentivar las alianzas empresariales, realizando un esfuerzo en modernización de infraestructuras, con el fin de facilitar la logística y las comunicaciones de las empresas. Como todo en esta vida, antes de ir a la última moda, primero debes tener los básicos.

Por Luis H. Cachalvite Economista

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Estar o no a la moda