El centro de Eiroás necesita de voluntarios para funcionar


«Ganas de trabajar y querer a los animales» dice Rosa Jarrín. Esta es la única condición que se le imponen a aquellos que quieran poner su granito de arena y no puedan adoptar. El refugio está abierto para aquellos que quieran colaborar libremente a cuidar y ayudar a los trabajadores. Pueden tratar con los cachorros recién llegados y enseñarles a beber agua, acomodarles en las jaulas del hospital antes de ser tratados o esterilizados y darles de comer. Un gran trabajo con la única y suficiente, por otra parte, recompensa de ser solidario.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El centro de Eiroás necesita de voluntarios para funcionar