El deber del filósofo

Eva Díaz AL DÍA

OPINIÓN

ALEXANDER ERMOCHENKO | REUTERS

12 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Muchos filósofos se esconden hoy en día en sus cátedras y despachos tratando de iluminar nichos de saber poco concurridos y enfrascados en estudios teóricos sobre asuntos trascendentales. Ya es hora de que abandonen sus escondites académicos y bajen a la arena para abordar de forma activa los problemas que acucian a nuestra sociedad, como hizo en el pasado siglo XX el gran filósofo y genial matemático Bertrand Rusell.

El británico (galardonado con el Nobel de Literatura en 1950) fue también un impenitente pacifista que se mostró en contra de la intervención británica en la Primera Guerra Mundial (fue expulsado por ello del Trinity College de la Universidad de Cambridge) y se movilizó para protestar contra el servicio militar de los jóvenes, por lo que fue detenido y recluido en prisión durante seis meses.

Russell también lideró un movimiento en contra de la bomba atómica. En 1955 redactó un manifiesto, junto a Albert Einstein y otros líderes e intelectuales, posicionándose en contra de la guerra, pues creía que «el deber del filósofo en esos tiempos es evitar a toda costa un nuevo holocausto, la destrucción de la humanidad».