Hey, Macarena de Vox, ay

César Casal González
César Casal CORAZONADAS

OPINIÓN

Eduardo Parra | EUROPAPRESS

03 may 2022 . Actualizado a las 16:48 h.

Juega al límite y se siente cómoda rociándolo todo de queroseno verbal. La Macarena de Vox es lo peor que le podía pasar a Moreno Bonilla en las próximas elecciones que tenemos en el horizonte. Macarena Olona, 42 años, es abogada del Estado. Le costó seis años sacar la oposición, pero luego lució en el papel en Burgos y en el País Vasco. Informaciones de El Español dicen que Mariano Rajoy se la llevó a Madrid a la secretaría general de Mercasa, empresa pública, porque el PNV la quería lejos de su tierra. Así de incómoda es Macarena con todo lo que emprende. Ahora cree que el nombre de la Virgen sevillana era predestinación y su jefe, Santiago Abascal, asegura que se le está poniendo cara de presidenta, no de vicepresidenta. La última encuesta le da que duplicaría escaños, de 11 a 22.

A Moreno Bonilla no le gustó nada la elección. Él tiene un perfil que no molesta demasiado a la izquierda, lo que le favorece para que no se movilice ese voto. Cada vez que hable Macarena, subirá el pan y la izquierda, que lleva igual todas las de perder divididos como están en varias fuerzas políticas, puede volver a votar por reacción contra Macarena. En los anteriores comicios se calcula que el PSOE perdió unos 400.000 votos que no participaron en el proceso. Ahora puede ser distinto.

Macarena va a ser diputada cunera (o paracaidista) por Granada. Ella nació en Alicante, pero es habitual en política estas provincias de acogida. Kichi nació en Róterdam y el propio Juan Moreno en Barcelona. No se preocupen que a Macarena a andaluza no le va a ganar nadie. Ya se autoproclamó la «candidata del pueblo», espectacular retruécano que Vox está calcando de la estrategia de Marine Le Pen y tras comprobar en estudios sociológicos que sus votantes también vienen del paro y no solo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.