La jubilación de los autónomos

OPINIÓN

JOSE PARDO

14 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia dictó el día 27 de noviembre sentencia según la cual el disfrute de la jubilación y el cobro de la pensión es compatible con el mero mantenimiento de la titularidad del negocio, siempre y cuando la persona beneficiaria desempeñe solo las funciones inherentes a esa titularidad. Entre ellas podríamos citar aquellas de índole administrativo, de relación con organismos oficiales o tributarias. En ellas el jubilado sigue siendo dueño del negocio que como tal paga impuestos o firma contratos. Pero no puede realizar aquellas actividades que suponen llevar personalmente la explotación del negocio, las cuales implican incompatibilidad con la percepción de la pensión. Para ello debe contratar a otras personas.

El supuesto contemplado en la sentencia hace referencia a una demanda presentada por el titular de una empresa constituida bajo la forma de sociedad limitada en la que el demandante solicitó la jubilación activa con la percepción del 100 % de la pensión, alegando tener contratados trabajadores por cuenta ajena y limitándose el autónomo a ostentar la representación de la sociedad.

La mayoría de la sala considera que quien contrata en representación de la sociedad tanto puede ser un autónomo individual como un autónomo societario, con el efectivo control de la sociedad empleadora, de forma que cualquiera que sea el autónomo de que se trate las finalidades exigidas por la normativa aplicable quedan igualmente garantizadas. De este modo se cumple la triple finalidad establecida en la norma de favorecer el alargamiento de la vida activa, reforzar la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social, y aprovechar en mayor medida los conocimientos y experiencia de estos trabajadores.