Mujeres transfronterizas: en un limbo y sin derechos

Irene Graíño Calaza ÁREA DE SOLIDARIDAD INTERNACIONAL DE LA ASOCIACIÓN PRO DERECHOS HUMANOS DE ANDALUCÍA

OPINIÓN

REDUAN

23 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Lo trabajadores en régimen transfronterizo volvieron a reunirse en Ceuta, acompañados de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, para denunciar ante la Delegación del Gobierno las vulneraciones generadas por las políticas de extranjería ante el reconocimiento de sus derechos.

Se calcula que son alrededor de 3.500 las personas trabajadoras en régimen transfronterizo que se encuentran en esta situación en Ceuta y en Marruecos, siendo entre 500 y 600 las que están en la ciudad autónoma, y el resto, las que se encuentran en el país alauí y han perdido su trabajo debido al cierre de fronteras.

Amina, Rachida, Ahmed, Hima y Fatima son algunas de las personas que claman cada lunes por sus derechos en la plaza de los Reyes de Ceuta. El cierre de fronteras entre España y Marruecos ha causado que muchos de ellos lleven desde antes de marzo del 2020 sin poder ver a sus familias. Como relataba la portavoz de los trabajadores en régimen transfronterizo, Rachida Jraifi, a la APDHA, «muchas personas no han podido despedirse de sus familiares, están pasando graves depresiones, madres que llevan dos años sin ver a sus hijos pequeños, hijas que no han podido ver por última vez a sus madres». Rachida denunciaba que «Ceuta se está convirtiendo en una cárcel, vivimos atrapados en un limbo». Un limbo jurídico y social que hace a estas personas depender laboral y emocionalmente de los acuerdos e intereses geopolíticos entre Marruecos y España, países que se desentienden por completo de la circunstancia sufrida por estos trabajadores.