Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Ada Colau afrenta a Don Quijote

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

JOAN MATEU PARRA - EUROPA PRESS

21 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque no consigo recordar a cuento de qué, escribía hace años Vargas Llosa, peruano y español universal, que cuando ya nadie supiese en Francia quien había sido Valéry Giscard d’Estaing, la presencia luminosa de Flaubert seguiría tan viva como cuando en 1857 vio la luz Madame Bovary, inmensidad literaria considerada, sin embargo, por la sociedad bien pensante de la época como una «afrenta a la conducta decente y la moralidad religiosa». Nada ha quedado tampoco de quien fuese que profirió tal necedad.

Sé bien que comparar a Colau con Giscard es como poner un vino de tetrabrik a la altura de un Château Mouton Rothschild. Pero es el caso que hace unos días la corporación de la capital de Cataluña rechazó, con los votos de Barcelona en Comú, ¡el PSC! y ERC una propuesta de Ciudadanos para levantar en la ciudad condal una estatua de Don Quijote y Sancho Panza.

Dentro de medio siglo, la inmensa mayoría de los que hoy tienen la edad de Ada Colau (47 años) serán solo puro polvo y apenas sus familiares más cercanos los tendrán en su memoria. Pero entonces como ahora, y como siempre desde hace cuatro centurias, la presencia de Cervantes y de la más grande de sus obras, Don Quijote de la Mancha, seguirá siendo sencillamente formidable.