Las granadas y la hipertensión

Carmen Reija FARMACÉUTICA

OPINIÓN

WIKIPEDIA

20 nov 2021 . Actualizado a las 09:13 h.

Adoradas desde antaño, las granadas han llegado a nuestra época sin perder su calidad. Sus ventajas son numerosas y fácilmente aprovechables, siendo uno de los alimentos típicos del otoño que contiene menos calorías y que favorece la diuresis.

Es el fruto del granado (Punica granatum), cultivado desde la antigüedad y extendido por diferentes lugares del planeta. Posee una piel gruesa de color dorado y una capa interna blanquecina de sabor amargo. Se consumen sus semillas internas rodeadas de una dulce pulpa de color rojizo. Su mejor momento empieza en otoño y acaba a finales de enero. Elige las que presenten una superficie sana, entera, dura y de color vivo. Consérvalas a temperatura ambiente o en la nevera un máximo de tres semanas.

En su composición química destaca la presencia de agua en un 80 %, un 15 % de azúcares (glucosa y fructosa) y un 3 % de fibra. Contiene también polifenoles, flavonoides, taninos, vitaminas del grupo B y C y minerales (potasio, magnesio, hierro y fósforo, fundamentalmente). Aporta unas 35 calorías por cada 100 gramos.