La marca de la Bestia

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

PEPA LOSADA

17 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A vueltas con un trabajo sobre la adaptación al futuro después del covid, me encontré con un detalle en el que no había reparado: la portada del Leviatán de Thomas Hoobbes (1588-1679), ese cartucho de postas acerca de los gobiernos autoritarios que se instauran al rebufo de la necesidad de protección de sus súbditos, concediéndoles un derecho ilimitado sobre su vida y su muerte. Básicamente, el Leviatán, el Gobierno, es una figura terrorífica pero necesaria para Hobbes, que sirve para que prevalezcan la paz y el orden necesarios en el progreso de la civilización.

En la portada del Leviatán se representa una figura humana construida con las cabezas de los súbditos a los que protege; en una mano porta una espada y en la otra un báculo que representan el poder de las armas y de la religión a la hora de ejercer su poder. La base de la figura representa una ciudad desierta en la que solo se ven algunas figuras con las máscaras de pico que utilizaban los médicos en la lucha contra la peste.

La imagen no pude ser más sugestiva del tiempo que hemos vivido durante la pandemia: gobiernos devenidos autoritarios que dictan severas medidas a la población sin réplica alguna y unos sanitarios encargados de luchar contra la enfermedad. En nuestro caso, el báculo del Leviatán tendría que sustituirse por un móvil.