Cegueras, el 80 % son evitables

Francisco Gómez-Ulla de Irazazábal DIRECTOR MÉDICO DEL INSTITUTO OFTALMOLÓGICO GÓMEZ-ULLA. CATEDRÁTICO DE OFTALMOLOGÍA

OPINIÓN

14 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La visión tiene un impacto significativo en la salud y bienestar de las personas en todas las etapas de la vida. Así lo reconoce la OMS a través del Informe Mundial sobre la Visión, en el que pone de manifiesto su vínculo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que son un llamamiento universal a la acción para construir un mundo más sano para toda la población y el medio ambiente para el 2030. Hablamos, por tanto, de que la salud ocular es una cuestión tanto de salud como de desarrollo en la que todos contamos.

Ese es justo el desafío para este Día Mundial de la Visión que hoy conmemoramos: que todos cuenten. Para abordar este reto a nivel mundial es importante que cada persona sea consciente de su propia salud ocular, de ahí el lema de este año: ama tus ojos. La sociedad debe tener presente que el 80 % de todas las discapacidades se pueden prevenir, tratar o curar, pero para ello es importante que cada persona se comprometa con su propia salud ocular. Una responsabilidad individual que entendemos que debe ser también compartida haciéndola extensible al entorno más próximo.

Pero si todos contamos, no solo debemos pensar en lo que podemos hacer por nuestra propia salud ocular o la de los que nos rodean, sino que tenemos que concienciar también a los que, en el mundo, no tienen acceso al cuidado de la vista. Es aquí donde entran en juego acciones de sensibilización como el Día Mundial de la Visión, que nos permite a todos los agentes involucrados en oftalmología poner el foco en la defensa de un acceso universal a la salud ocular, porque la cobertura de salud universal no es universal sin una atención visual equitativa y asequible.