Cuando la tierra es plana

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

AJUNTAMENT DE BARCELONA

09 oct 2021 . Actualizado a las 18:51 h.

Había un profesor en Harvard que comenzaba el curso dirigiéndose a sus alumnos de la siguiente manera: «tienen ustedes que prepararse para cuando les digan que la tierra es plana». Esa aserción parece un tontería, pero visto lo visto en los últimos tiempos, me parece de una lucidez y oportunidad estromboliana.

Nadie me ha dicho todavía que la tierra es plana, pero sí que los animales de trabajo no existen porque no pueden sindicarse y que a partir de ahora, serán animales asociados a tareas. Vale, puedo admitir el cambio de denominación aunque para mí un burro, una cabra, un buey, un perro o una mula, seguirán siendo unos excelentes animales de trabajo aunque no puedan sindicarse y les cambien el nombre.

Nadie me ha dicho todavía que la tierra es plana, pero con la última ocurrencia de la ínclita alcaldesa Ada Colau empiezo a prepararme. En la Barcelona de los botellones bélicos, de los contenedores ardientes, de los cortes de la meridiana, de los buzones delatores de castellanoparlantes, de las miles de empresas a la fuga, del deterioro urbano, social, cultural, político y económico, del acoso a ciudadanos, estudiantes y todo aquel que no se proclame «indepe» de pedra picada; en esa Barcelona antes floreciente, plural, espléndida y cosmopolita, la alcaldesa ha reconvertido el histórico convento de San Agustín en el «centro de masculinidades Plural», con dinero público y con un par.