Plátano de Canarias

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

Kike Rincón | Europa Press

26 sep 2021 . Actualizado a las 10:01 h.

Otra vez la Realidad nos ha hecho abandonar la ficción del entorno virtual para sentir la angustia de la verdad.

Nos vienen todas juntas, primero el covid global, ahora la erupción del volcán isleño y una DANA por Levante. Nunca vienen solas esas demostraciones inequívocas de la naturaleza que, por mucho que nos empeñemos en creernos los reyes de la creación, dan cuenta de la diminuta grandeza que ostentamos. En realidad, la historia del planeta no es más que una sucesión de procesos a escala colosal que acabaron con la historia de tantas civilizaciones, Atlántides, Minoicos, Pompeya, Lisboa y muchas otras que solo conocemos por vestigios borrosos recuperados del fondo del mar o de la memoria taraceada en papiros y pergaminos.

Las demostraciones de las fuerzas telúricas nos hacen pequeñitos y nos resitúan en la escala de la importancia que tenemos para el planeta: nada. Estos desastres son una cura de humildad para la que no existe otro bálsamo que no sea la solidaridad. Esa solidaridad que se desata de forma instintiva pero que, lamentablemente, se suele diluir pasado el desastre para quedarse en un recuerdo sin subvenciones y ventajistas carroñeros. Confiemos que esta vez no sea así.