Construyan fuera de los volcanes

Juan Ramón Vidal Romaní CATEDRÁTICO EMÉRITO DE GEOLOGÍA DE LA UNIVERSIDADE DA CORUÑA

OPINIÓN

Nacho Doce | Reuters

24 sep 2021 . Actualizado a las 08:50 h.

Gracias a los geólogos de la Universidad Complutense de Madrid (Fúster, Hernández-Pacheco, Araña, Brandle, Ibarrola, Fernández-Santín, Cubas-Padilla, Carracedo, etcétera) se sabe todo sobre la Canarias volcánica. El pueblo canario también lo sabe todo -con «s» de sufrir-, ¿pero, qué ha pasado con el resto de la sociedad, la clase política, los dirigentes que gobiernan a ese pueblo confiado? Fernando Martínez Soto, de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Europea de Canarias, reconoce que en la construcción canaria se tiene en cuenta la actividad volcánica, pero no la sísmica, de una zona tan activa. Ante esta situación y con una comunidad que no aprovecha aún, generalizadamente, ni el potencial geotérmico evidente que hay a sus pies, ni por supuesto el solar que hay sobre su cabeza, ¿qué pasará el día después?

La revertebración del territorio de la isla de La Palma no debe clonar la situación anterior, que aprovechó la superficie útil de La Palma para desarrollar sobre ella unos caóticos cultivos de plátanos sembrados de construcciones en una llanura que las erupciones fisurales simultáneas de estos días han puesto en jaque.

Se puede entender que los campos de cultivo se concentren en las zonas más llanas, aunque estén flanqueados por dos hileras de conos volcánicos de cinder activos, pero acumular el riesgo mezclando población y cultivos ha ocasionado el desastre y marcará, si no se remedia, el futuro porque esto no se acaba en dos meses. Seguirá para siempre.