La estacada

José Francisco Sánchez Sánchez
Paco Sánchez EN LA CUERDA FLOJA

OPINIÓN

a

18 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hemos pasado de la movilización masiva y general contra las élites a una movilización de la derecha por defender sus élites y de la izquierda para defender las suyas. Hemos pasado de la protesta transversal de los indignados y de las primaveras a la bipolaridad ideológica y partidócrata, en la que naufragan de antemano los problemas: ¿por qué los niños repiten curso más que las niñas?, ¿por qué un porcentaje mucho mayor abandona los estudios?, ¿por qué llegan muchos menos a la universidad?, ¿por qué cuesta cubrir miles de puestos de trabajo para los que se ofrecen salarios superiores al mínimo? Por razones que nos negamos a reconocer y que les afectan más a ellos que a ellas. Esta semana se está hablando mucho de una causa, los videojuegos, a propósito del menor hospitalizado por dedicarles veinte horas al día.

Se sabe desde hace muchísimo que los varones juegan más que las féminas y que esta diferencia puede perjudicar su rendimiento académico y sus habilidades sociales, a veces de manera muy grave. Ocurre también en la universidad e incluso después. No les importa. Por lo visto, los chicos prefieren disfrutar del presente y les importa menos el futuro. Las chicas, sin embargo, preparan más el porvenir, suelen ser más ordenadas y constantes. Más capaces, si fuera el caso, de moderar su entusiasmo por las partidas en la red.

Los videojuegos no son los principales culpables de que tantos se queden en las afueras de la educación secundaria y de la universitaria. Cuando superemos la polarización, quizá hablemos de otras causas. Y de por qué, desde hace ya bastantes años, a las jóvenes les resulta complicado encontrar un chico de formación equivalente.