Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Simular un delito de odio

Ignacio Bermúdez de Castro
Ignacio Bermúdez de Castro PASOS SIN HUELLAS

OPINIÓN

Kiko Huesca

12 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras la indignación por la presunta agresión homófoba sufrida en Madrid por un joven de 20 años nos enteramos días después de que solo se trató de una denuncia carente de verosimilitud presentada por la supuesta víctima para justificar ante su pareja que no le había sido infiel. El muchacho se inventó que le habían asaltado en su portal ocho encapuchados y que le habían grabado la palabra maricón en un glúteo. Evidentemente nuestras autoridades tienen que estar preocupadas por el escalofriante aumento de los delitos de odio recogidos en el artículo 510 de nuestro Código Penal. Quien discrepe de que esto ocurre es que se mantiene totalmente al margen de la información o, lo que sería más preocupante, se niega a considerar las agresiones homófobas como lo que son. Algo detestable. Pero en este caso concreto la justicia debe actuar contra la falsa víctima por haber incurrido en un ilícito penal de simulación de delito recogido en el artículo 457 del Código Penal. Y, sobre todo, destacar el inmenso daño que esta falsedad ha causado al colectivo LGTBI. Cuando hechos similares ocurran de verdad, que ocurrirán, los de siempre saldrán con aquello de «ya están estos llamando la atención con sus fantasías». Y no se trata de eso, ya que el delito de odio se está convirtiendo en el pan nuestro de cada día. Intenten ayudar a quienes son susceptibles de sufrirlo comenzando por sancionar la ignominiosa conducta de este joven.